Análisis: Razer HyperFlux Combo Mamba y Firefly

Ver noticia 'Análisis: Razer HyperFlux Combo Mamba y Firefly'

Durante el CES 2018 que tuvo lugar en Enero, el fabricante de periféricos Gaming Razer presentó una de las grandes novedades del año: la tecnología HyperFlux, mediante la que han conseguido crear un ratón totalmente inalámbrico que funciona sin baterías. Así, hoy os presentamos nuestro análisis del primer producto con esta tecnología, el Razer HyperFlux Combo consistente en el ratón Mamba y la alfombrilla Firefly.

Muchos son los fabricantes que están intentando crear en los últimos tiempos una manera de poder recargar los ratones inalámbricos sin tener que conectar cables (como por ejemplo Corsair con su Dark Core SE y MM1000), pero en todo caso al final el ratón tiene una batería instalada, que es lo que le permite funcionar de manera inalámbrica. La tecnología HyperFlux funciona de manera que ya no es necesario tener batería en el ratón inalámbrico, y por lo tanto ya no es necesario tener que recargarlo de ninguna manera.

Así funciona la tecnología Razer HyperFlux

El secreto de esta tecnología es que la alfombrilla Firefly tiene bajo la superficie una serie de bobinas que generan un campo magnético, de manera que, con un receptor en el ratón, éste obtiene toda la energía necesaria de la propia alfombrilla en todo momento, permitiendo que éste funcione al máximo de sus posibilidades sin necesidad de tener una batería, ahorrando así bastante peso en el dispositivo.

Además, el Mamba HyperFlux cuenta con la tecnología de frecuencia adaptativa (AFT) que ya vimos en el Lancehead, y que permite que el ratón tenga una fuerte conexión permanente con el receptor inalámbrico para reducir en gran medida la latencia entre uno y otro -pues, generalmente, todos los dispositivos inalámbricos tienen una latencia superior a la de los dispositivos con cable por esto-.

Por su parte, la alfombrilla Firefly Hyperflux cuenta con superficie de doble cara (de tela y dura micro texturizada) y supone la evolución del primer modelo de Firefly, que por cierto fue la primera alfombrilla lanzada al mercado en contar con iluminación RGB, algo que también tiene este nuevo modelo que analizamos en el día de hoy.

Claro que una tecnología pionera y novedosa tiene su parte mala; si Razer ya es un fabricante que, generalmente, vende a precios bastante elevados, este combo que os enseñamos hoy no solo no es una excepción sino que además parece bastante abultado: cuesta 279,99 euros. Nada barato, la verdad, pero en este análisis vamos a ver si todo esto merece o no la pena a la hora de la verdad, pues seguro que más de uno pagará gustoso dicho montante por poder tener un ratón inalámbrico con el que despreocuparse de verdad de los cables y la carga de la batería.

Características técnicas

Como podemos ver, el Razer Mamba del combo tiene unas características similares al Mamba original, con su sensor óptico 5G de hasta 16.000 DPI de sensibilidad y que soporta una aceleración de hasta 450 pulgadas por segundo, sus interruptores mecánicos y su frecuencia de refresco de 1000 Hz, pero con la evidente diferencia de que ahora no lleva batería (y por lo tanto tampoco base de carga) y, de paso, Razer le ha añadido la tecnología inalámbrica AFT que mencionamos antes y que estrenó con los Lancehead. El ratón, no obstante, cuenta con la posibilidad de ser utilizado con cable (incluido) por si lo queremos comprar aparte de la alfombrilla Firefly o por si acaso ésta se nos estropeara.

En cuanto a la Razer Firefly, en esencia es igual que el modelo anterior, con su iluminación Chroma y su superficie dual para que podamos escoger entre la sólida y la de tela, pero es un poco más gruesa dado que ahora, como comentábamos antes, tiene en la base el bobinado que permite que el Mamba funcione sin batería ni cables. Tiene unas dimensiones de 355 x 282 mm, por lo que podemos considerarla de tamaño mediano.

Razer HyperFlux Combo: análisis externo

El Razer HyperFlux Combo viene embalado en una caja rectangular de color negro en la que, como es habitual, el fabricante nos muestra el producto a todo color en la cara principal, dejando un croquis para la cara trasera y las características técnicas y contenido del paquete en uno de los laterales.

Abrimos la caja, en forma de cofre, y nos topamos lo primero con el Mamba perfectamente protegido por una estructura de gomaespuma, acompañado de un pequeño cartón que muestra las instrucciones de conexión y que esconde debajo el manual de instrucciones y el cable para el ratón.

El cable, de 2,1 metros de longitud, es microUSB a USB Type-A como siempre, y en este caso tiene una etiqueta que nos advierte de que no debemos ponerlo encima de superficies metálicas, ni cerca de un dock de carga inalámbrica o incluso de un router WiFi, pues se podrían generar interferencias.

Aquí tenemos el Razer Mamba, viejo conocido ya con la característica forma ergonómica para usuarios diestros. En cuanto a diseño, Razer solo ha eliminado las bandas de iluminación laterales, dejando todo lo demás intacto.

El ratón es exactamente igual en forma al modelo normal, con la salvedad de que -como veremos más adelante- el fabricante ha dispuesto un LED horizontal en la parte trasera de la zona de la palma que se iluminará en color verde cuando el ratón esté conectado y funcionando, para indicarnos de manera visual que está funcionando en tándem con la alfombrilla Firefly incluida en este pack.

Vamos con la Firefly, también muy parecida estéticamente a la versión anterior pero, como indicábamos antes, algo más gruesa.

Viene con una etiqueta sobresaliendo bajo su superficie volteable. Se trata de un plástico protector y nos advierte de que debemos retirarlo antes de utilizarla.

En este modelo Hyperflux también se ha añadido un LED horizontal que se iluminará en verde cuando esté funcionando junto con el Mamba.

Si retiramos la superficie volteable sobre la que colocaremos el ratón, podemos ver que Razer ha dispuesto una zona de “puntos” un tanto pegajosos que servirán para ayudar a que ésta superficie no se mueva de su “base” durante el uso.

Aquí podemos verlo más de cerca.

Por cierto que, para retirar la superficie y poder voltearla, hay una pequeña hendidura en la zona inferior central que nos facilitará el hacerlo.

Aquí podéis ver, en una de las esquinas, la diferencia de textura entre la superficie dura y la de tela.

En la zona inferior, como es habitual Razer ha dispuesto una zona de goma adherente para que no se mueva de la mesa durante el uso.

La iluminación, como en el modelo anterior, recorre todo el perímetro de la alfombrilla. Es configurable mediante el software Razer Synapse de manera habitual.

Vistos los productos, vamos a pasar a ver qué tal funcionan.

Razer HyperFlux Combo: Pruebas y experiencia de uso

En principio, tan solo hace falta que conectemos la alfombrilla Firefly al ordenador para que el conjunto funcione. Para ello, sí que hay que utilizar lógicamente el cable suministrado.

No obstante, como os comentábamos antes, podemos utilizar este mismo cable para conectar el ratón directamente sin necesidad de la alfombrilla.

Una vez conectado y con el Mamba sobre la alfombrilla, se encienden en color verde los LEDs de ambos dispositivos, tal y como explicamos al principio, para indicar que ya están en funcionamiento.

Hecho esto, ya estamos listos para funcionar.

El Mamba incorpora ahora también un pequeño LED en el lateral izquierdo que, según su color, nos indicará en qué perfil de configuración estamos en cada momento.

Por supuesto, tanto el Mamba como la Firefly tienen iluminación Chroma que, como veremos en seguida, es configurable mediante el software.

Así se ve la iluminación en la oscuridad. Y, como veréis, es bastante leve.

Así queda con un poco más de luz.

Por cierto que aunque no tengamos el Mamba sobre la alfombrilla, éste seguirá funcionando durante unos segundos. Esto es así gracias al uso de unos condensadores que almacenan temporalmente energía en el ratón, de manera que si separamos éste de la alfombrilla durante un momento para moverlo, no se desconecte.

El software: configuración con Razer Synapse 3.0

Razer Synapse se actualizó a la versión 3.0 cuando el fabricante lanzó el Lancehead, y el HyperFlux Combo ya solo funciona con éste y no con la versión anterior. Nada más conectar el dispositivo y abrir el programa, se actualizará automáticamente para proporcionarnos las opciones correspondientes al dispositivo conectado.

En la pestaña personalizar tenemos todas las opciones de configuración de botones del ratón, pudiendo configurar de igual manera la funcionalidad Hypershift (manteniendo pulsado un botón podremos asignar otras configuraciones a los demás). En este caso, también podremos guardar la configuración en la memoria interna del dispositivo.

El Mamba HyperFlux admite hasta cuatro perfiles guardados en memoria, cada uno con un color asignado.

Aquí podéis ver un ejemplo de configuración, con el perfil Default y uno específico para el Final Fantasy XIV.

Vamos a la pestaña rendimiento, en la que podremos configurar la sensibilidad con hasta 5 saltos, la frecuencia de actualización (tasa de sondeo), y donde tenemos un acceso directo a las propiedades del ratón de Windows.

En la pestaña iluminación tenemos, lógicamente, las opciones de ésta. Podremos configurar el nivel de intensidad, el indicador de encendido (el LED verde trasero tanto de alfombrilla como del ratón), apagar la iluminación, seleccionar efectos preconfigurados o crear los nuestros propios con Chroma Studio.

Aquí tenéis el habitual Chroma Studio.

En la pestaña calibración tenemos, como siempre, opciones para que el sensor del ratón detecte la superficie de la alfombrilla que estemos utilizando para un óptimo funcionamiento. Como es evidente, los perfiles de calibración de las dos superficies de la Firefly vienen ya preconfigurados.

El Razer Hyperflux en funcionamiento

Lo primero que hago siempre al probar un ratón inalámbrico es comprobar si esos 1000 Hz que el fabricante dice que tiene de frecuencia de sondeo el ratón son así de verdad o no, puesto que hay muchos ratones inalámbricos que en los que solo son reales sin están conectados por cable, pero cuando los utilizas sin cables ésta frecuencia se reduce a 500 Hz o incluso menos.

Para ello, hay un programa llamado Enotus Mouse Test que nos lo va a decir con exactitud.

Tal y como podéis ver, la frecuencia de actualización del Mamba HyperFlux es de 996 Hz, por lo que podemos tomar por bueno el valor dado por el fabricante (nunca llega a 1000 Hz exactos puesto que siempre hay algo de pérdida por la transmisión inalámbrica).

En uso, el ratón es como siempre muy cómodo gracias a la disposición ergonómica para diestros que Razer lleva utilizando desde hace muchos años en sus ratones y que tan buenos resultados les ha dado. No obstante, como usuario de manos grandes y agarre de tipo garra que soy, siempre prefiero los ratones simétricos (ambidextros), y aun así gracias a que el ratón es tremendamente ligero al no tener una batería en su interior, me resultó bastante cómodo desde el principio.

Comodidad aparte, el ratón se desliza a la perfección por las dos superficies de la alfombrilla, así que ninguna pega ahí tampoco. El funcionamiento es suave y muy fluido, incluso tras varias horas de uso intensivo. Eso sí, he de decir que la superficie de la alfombrilla se calienta; no en exceso, para nada, pero está ligeramente caliente, prácticamente tibia. Esto sucede desde el principio, y se debe a que la transmisión de energía de la alfombrilla al ratón se produce mediante el fenómeno de inducción, y como fenómeno físico que es, la pérdida de energía siempre se traduce en calor residual. Debo decir que no molesta absolutamente nada, solo que quizás resulta raro al principio que la superficie esté un poco caliente.

He estado probando el Hyperflux Combo durante una semana con una utilización variada: navegación por Internet, trabajo, y sobre todo juegos. Como de costumbre, entre éstos tenemos el famoso League of Legends, pero también Battlefield 1 y Final Fantasy XIV (principalmente este último), y el funcionamiento ha sido, como siempre, impecable, e incluyendo la activación de macros y combinaciones especiales configuradas en el perfil que os mostramos antes, que funcionan a las mil maravillas (y ayudan un montón, todo sea dicho).

CONCLUSIÓN: Una combinación imprescindible, para quien pueda permitírselo

Razer demuestra una vez más que sabe hacer las cosas bien, e incluso llevarlas casi a la excelencia cuando hablamos de periféricos Gaming. El HyperFlux combo es una combinación de ratón y alfombrilla que hará las delicias de los amantes de lo inalámbrico (como es mi caso), proporcionando un rendimiento fuera de serie y la absoluta comodidad de no tener que preocuparte de cables ni baterías nunca más.

Ahora bien, la contrapartida ya la comentamos antes, y es que no sé si habrá muchos usuarios dispuestos a gastarse los 280 euros que el fabricante pide por éstos productos.

PROS:

  • Rendimiento excelente.
  • Ratón muy cómodo y ligero.
  • Excelente calidad de materiales.
  • Total libertad sin cables ni baterías.
  • Iluminación Chroma configurable, incluso en la alfombrilla.
  • Alfombrilla con doble superficie, para elegir.
  • Posibilidad de utilizar el ratón con cable si se quiere.
  • Sin necesidad de receptor USB inalámbrico. Se sincroniza con la alfombrilla directamente.

CONTRAS:

  • Imposibilidad de usar el ratón en modo inalámbrico sin la Firefly.
  • El precio es muy elevado.

Por todo ello, este combo Razer HyperFlux se lleva nuestro galardón de Oro, así como nuestras recomendaciones tanto por su excelente rendimiento como por su diseño, entendiéndose por éste tanto el estético como el funcional, por la novedad de su funcionamiento sin cables ni baterías.

Revisado por Rodrigo Alonso el 21 marzo 2018

Los comentarios están cerrados.