Análisis: Raijintek Orcus 240

Ver noticia 'Análisis: Raijintek Orcus 240'

Raijintek, como muchos conoceréis, es una empresa alemana fundada en 2013 cuya gama de productos está en constante expansión. El objetivo de la compañía es ofrecer la productos de gama alta al menor precio posible. Esto es lo que han conseguido con la Raijintek Orcus 240, una nueva refrigeración líquida AIO que la compañía lanzó hace unas semanas, y que busca mejorar en todo a la Triton, su predecesora.

La Raijintek Orcus 240 cuenta con un radiador de 240 mm como su propio nombre indica, y la bomba se encuentra en el propio tubo. El bloque cuenta con una característica muy interesante: un medidor en forma de ventilador que mide el flujo de líquido. Tanto el medidor como los dos ventiladores de 120 mm que incluye cuentan con iluminación RGB, aunque en mi caso no conseguí que se iluminara el bloque como ya explicaré más adelante.

Especificaciones de la Raijintek Orcus 240

El peso completo del producto es de 900 gramos. Encontramos en el mercado dos modelos: el Orcus 240 normal, y el Orcus 240 Core, que no incluye los ventiladores por si queremos ponerle otros (como los Raijintek IRIS 12 RAINBOW RGB que analizaremos la semana que viene). El radiador es de aluminio, y el bloque cuenta con una superficie que emplea cobre y níquel. La capacidad de líquido es de unos 150 mm.

Aspecto externo

La caja nos muestra imágenes de la Raijintek Orcus 240 en su parte frontal y superior, mientras que en el lateral encontramos una foto del medidor del bloque. En la parte trasera vemos todas las especificaciones, incluyendo los sockets con los que es compatible. En la parte inferior encontramos la identificación del modelo que hemos adquirido (en este caso, el que incluye ambos ventiladores RGB).

Al abrir la caja encontramos un cartón donde está todo el contenido. Las piezas vienen bien aseguradas en la caja, pero no habría estado de más que en la parte superior hubieran puesto algún plástico para que acolchase.

Dentro encontramos todo lo que necesitamos para montar la Raijintek Orcus 240 en cualquier socket que se nos ponga por delante (todo en la misma pieza), incluyendo tornillos, backplate o la propia pasta térmica. Con respecto al bracket, cuenta con agujeros dependiendo del socket donde queramos montarlo. En nuestro caso hemos usado un LGA1150, que usa los mismos agujeros que otros LGA115x.

También incluye un controlador RGB con conector MOLEX que nos permitirá controlar las luces LED RGB de los ventiladores, de lo que hablaremos más adelante. La Raijintek Orcus 240 viene ya rellena con el líquido refrigerante, pero la compañía tiene el detalle de incluir otro bote para cuando queramos cambiar el líquido una vez pase el tiempo.

Para manejar la iluminación RGB tenemos que usar el controlador incluido, que se conecta mediante el cable suministrado al cabezal RGB de nuestra placa base, o puede usarse de manera independiente con mando (con pila incluida) eligiendo entre ambos con un simple interruptor. Podemos conectar hasta 6 ventiladores. Es una lástima que los ventiladores usen un conector que parece ser propietario, mientras que los ventiladores IRIS 12 de la marca sí usan el conector estándar.

Los códigos para el mando son los siguientes:

Funciones del mando

1.On/off: Power on/off
2.SPEED (+): While Dynamic color mode, increase the speed of color change; Not for Static mode
3.SPEED (-): While Dynamic color mode, decrease the speed of color change; Not for Static mode
4.MODE (+): Forward to next mode
5.MODE (-): Backward to previous mode
6.AUTO: Automatically cycles all modes, 10 seconds for each mode
7.W: Single White LED
8.R: Single Red LED
9.G: Single Green LED
10.B: Single Blue LED

Modos de color

Mode 1-7: Static single LED color, Red/Green/Blue/Yellow/Purple/Bluegreen/White
Mode 8-14: Breathing single LED color, Red/Green/Blue/Yellow/Purple/Bluegreen/White
Mode 15: Dynamic 7 single colors switch by breathing effect
Mode 16: Dynamic 7 colors switch
Mode 17: Dynamic 7 colors switch at 1 second gap by shinning effect
Mode 18: Dynamic 7 colors switch by low to high brightness effect
Mode 19: Light off

En cuanto al propio radiador, vemos a simple vista que cuenta con menos pliegues que los que encontramos en otros productos similares. Esto ayuda a que sea necesaria una menor presión a la hora de refrigerarlo, por lo que los ventiladores podrán estar girando a menos revoluciones.

Como hemos comentado antes, el diseño del tubo es algo atípico, ya que cuenta con la bomba integrada en ellos. Esto tiene ventajas e inconvenientes, siendo una ventaja la mayor comodidad el tenerlo ahí, pero también el inconveniente de que es más difícil ocultar los tubos, y tiene que quedar en medio sí o sí.

Tanto el radiador como el bloque cuentan con su propio tornillo para poder vaciar el líquido del interior. El bloque es bastante voluminoso con respecto a lo que estamos acostumbrados a ver en otras refrigeraciones líquidas todo en uno. Sin embargo, esto no supondrá ningún problema para instalar memorias RAM o para tarjetas gráficas en placas mini-ITX, manteniendo las ventajas de usar una refrigeración líquida en estos sistemas.

Por último, los ventiladores incluidos son de 120 mm con iluminación RGB. Gracias al PWM pueden girar entre 800 y 1.800 RPM, tienen un flujo máximo de 42,17 CFM y hacen un máximo de 23 dBA de ruido. La iluminación se hace por todo el ventilador gracias a un anillo circular de plástico que se encargar de homogeneizar la luz, similar al que encontrábamos en la caja Raijintek Coeus Evo TC. El espesor del radiador con los ventiladores instalados es de 4,9 cm.

Instalación

El proceso de instalación es bastante sencillo, tal y como suele ocurrir con las líquidas frente a los disipadores por aire. Lo primero que tenemos que hace es instalar los ventiladores en el radiador, con los tornillos alargados incluidos. En mi caso, he preferido ponerlo en configuración push, ya que pull es la menos eficiente térmicamente. La mejor opción a nivel de eficiencia en un disipador de 240 mm es poner uno en push y otro en pull, pero las luces RGB no quedan alineadas.

Luego procedemos a poner el backplate por detrás de la placa base. Posteriormente cogemos los tornillos que tienen rosca en ambas caras, y enroscamos la pieza frontal a la que va anclada el bloque. Una vez lo tengamos, procedemos a poner la pasta térmica y a atornillar el bloque. La cantidad de pasta incluida da para dos usos si elegimos la cantidad adecuada de un guisante en medio.

Por último, conectamos los cables. El de la bomba tiene cuatro pines, mientras que el del bloque para mostrar el flujo de líquido es de tres pines. Los ventiladores son ambos de cuatro pines.

Un pequeño inconveniente es que el kit tiene demasiados cables, y algunos de ellos pueden ser demasiado cortos dependiendo de la placa base. El cable de la bomba es el más corto de todos, y tuve que enchufarlo en el que debería ir el segundo ventilador del disipador porque no llegaba al resto de cabezales (a pesar de que mi placa los tenga de por sí muy mal situados). Si quieres enchufarlo en un cabezal en la parte inferior de la placa, no llegará. Este cable es el más difícil de esconder, y habría sido una buena idea incluirlo en la malla del propio tubo.

Con respecto al bloque, no conseguí que se iluminara el LED, ni que el medidor de flujo cambiase de velocidad (está girando, pero a velocidad constante). No sé si es por mi placa base o por no llegarle suficiente potencia desde mis conectores para ventiladores, pero probé con todos (tanto de 3 como de 4 pines) y no fui capaz de hacer que se iluminara.

Testeo

Los componentes utilizados son:

  • Raijintek Coeus Evo TC
  • AsRock Fatal1ty Z87 Killer
  • Intel Core i7-4770K
  • Themalright Macho Rev.A
  • 4 x 4 GB RAM DDR3 G.Skill TridentX 2400 MHz
  • MSI NVIDIA GeForce GTX 970
  • Corsair RM750
  • Samsung 840 EVO 120 GB
  • SanDisk Ultra II SSD 480 GB
  • Seagate Barracuda 3 TB
  • Samsung 500 GB
  • Western Digital 1 TB Green

El rendimiento de la Raijintek Orcus 240 es bastante bueno, sobre todo si tenemos en cuenta su reducido precio de 77,95 euros. Gracias a que el radiador tiene los pliegues de aluminio con más separación que otras soluciones del mercado, los ventiladores pueden operar a menos revoluciones ofreciendo el mismo rendimiento. El ruido incluso al máximo de uso es bastante bajo, como muestran sus especificaciones.

La temperatura en reposo es de 30 grados (con un ambiente de 20 grados), mientras que con Prime95 tras 5 minutos la temperatura es de 70 grados (50 más que ambiente). Estas temperaturas son similares a las que obtenía con mi anterior disipador por aire (Un Thermalright Macho Rev.A, que puede funcionar incluso en modo pasivo). El ruido es bastante bajo, incluso cuando están los ventiladores al máximo.

Conclusión

La calidad de los materiales utilizados en la Raijintek Orcus 240 es sobresaliente, sobre todo por su precio. Si tenemos en cuenta todo lo que incluye, estamos ante uno de los kits de RL con mejor calidad precio del mercado, y una opción muy a tener en cuenta si quieres comprar una refrigeración líquida AIO sin gastarte mucho dinero.

El contenido que incluye este kit es bastante completo, y la adición del RGB en este segmento de precios es sin duda un plus que contribuye a ser de las más completas que podemos adquirir. Si hubiera algo que echarle en contra es la cantidad excesiva de cables, aunque es difícil dejarlos en menos si quieres tener tantas prestaciones.

La Orcus 240 evoluciona con respecto a la Triton y no sólo la mejora en precio, sino también en prestaciones. Está claro que podemos obtener mejor rendimiento y un diseño algo mejor con otros kits, pero también tenemos que superar la barrera de los 100 euros para encontrarlos. Por debajo de 80 euros no encontraréis nada igual.

Pros

  • Iluminación RGB incluso en placas que no tengan puerto gracias a incluir un controlador
  • Barata para lo que ofrece
  • Buen rendimiento con poco ruido
  • Bloque con medidor de flujo
  • Fácil de montar

Contras

raijintek orcus 240 nota f

Por ello, la RL Raijintek Orcus 240 obtiene el galardón de platino.

Revisado por Alberto García el 21 febrero 2018

Los comentarios están cerrados.