Análisis: Krom Kaleido

Ver noticia 'Análisis: Krom Kaleido'

Cuando vamos a comprar un teclado, la mayoría de las veces se acaba optando por un mecánico. El problema de estos teclados es que suelen ser caros, por lo nos vemos obligados a comprarnos algo que se ajuste más a un presupuesto reducido. Aquí es donde entran los combos; y estamos ante uno de los mejores que podemos comprar por 50 euros: el Krom Kaleido.

Índice

  1. Krom Kaleido: características técnicas
  2. Unboxing y prueba
  3. Conclusión

Krom Kaleido: características técnicas

El Kaleido es un combo de teclado semi mecánico y ratón óptico. El teclado tiene interruptores semi mecánicos, con mecanismos que accionan en la parte inferior el circuito. A efectos prácticos, el tacto es similar al de un teclado mecánico, como explicaremos más adelante, ya que tiene mecanismos como tal. Tiene iluminación RGB con 9 efectos diferentes, y antighosting de 19 teclas. En total, encontramos 105 teclas. Sus dimensiones son de 445 x 155 x 43, con un peso de 850 gramos.

En cuanto al ratón, contamos con sensor óptico y un diseño ergonómico ambidiestro, con gomas laterales para un buen agarre. Tenemos dos botones en la parte lateral izquierda, un botón para cambiar los DPI, los dos clicks principales, una rueda con click central y con click lateral derecho, pero no izquierdo (algo extraño, sí). Las alfombrillas son de teflón. Las dimensiones del ratón son de 125 x 67 x 36 mm, con un peso de 139 gramos y una aceleración de 20 G.

Las DPI son ajustables entre los siguientes saltos, con cambio de colores en cada uno:

  • 500: Cian
  • 1.000: Rojo
  • 2.000: Azul
  • 3.000: Verde
  • 4.000: Naranja

Los cables de ambas unidades son de 160 cm de longitud, y ambos son trenzados.

Unboxing y prueba

El empaquetado es bastante básico y más que suficiente para proteger ambos productos. Ambos vienen protegidos por un plástico blanco, con los cables en la parte superior detrás de un cartón. También encontramos el manual, el cual está disponible en la página web oficial en PDF.

Nada más sacarlo lo primero que hice fue pulsar las teclas para ver qué sensación daba ese mecanismo semi mecánico que la compañía nos había comentado, y al pulsarlo lo primero que hice fue decir “Oh”. Me sorprendió positivamente, ya que da la sensación de ser un teclado mecánico normal y corriente.

Cada tecla tiene su mecanismo individual, y la sensación al tacto es similar a la que puede dar un Cherry MX Blue en cuanto al feedback, pero con una ligera sensación de frenado al final al tocar en la membrana que tiene debajo. En general, son unos mecanismos agradables de pulsar e ideales para escribir y jugar, teniendo un buen equilibrio entre ambos.

Modos con la tecla FN

Ni el teclado ni el ratón cuenta con software, por lo que toda la personalización que podemos hacer se ha de hacer con el propio teclado. Los modos que tenemos en el teclado los podemos cambiar con los modos FN. Al lado de la tecla FN tenemos un botón para apagar o encender la iluminación.

Con FN + las flechas izquierda y derecha, podemos cambiar la dirección de los efectos RGB

Con FN + los botones del 1 al 9 podemos elegir entre los siguientes modos de iluminación:

  1. Ola
  2. Barrido
  3. Respiración
  4. Barrido 3 colores
  5. Color fijo (cambiando entre colores conforme vayamos pulsando el 5 varias veces, a elegir entre rojo, verde, azul, amarillo, aguamarina, rosa, blanco o RGB total fijo)
  6. Expansión
  7. Áreas definidas por el usuario (más sobre esto abajo)
  8. Explosión
  9. Iluminación reactiva al sonido (mi favorito en pleno temazo)

Con FN + 7, tenemos que presionar esa opción dos veces. Parpadeará en blanco dos veces, entrando en modo de personalización. Ahí, junto con FN + flechas izquierda y derecha podemos elegir una de las 6 áreas para personalizar. Con FN + flechas de arriba y abajo podemos elegir el color que queremos dejar en esa zona concreta.

Con FN + REPAG/AVPAG podemos aumentar o reducir el brillo de la iluminación.

Con FN + las teclas de interrogación, reducimos o aumentamos la velocidad del efecto de iluminación.

En cuanto a las teclas multimedia, tenemos las siguientes opciones al presionar la tecla FN

  • F1: abrir reproductor de música
  • F2: reducir volumen
  • F3: aumentar volumen
  • F4: silenciar sonido
  • F5: detener reproducción
  • F6: pista anterior
  • F7: pausar/continuar
  • F8: pista siguiente
  • F9: ejecutar lector de emails
  • F10: ejecutar navegador de internet
  • F11: bloquear teclado (ideal para limpiarlo)
  • F12: calculadora

Iluminación y prueba de ratón

La iluminación no es individual por tecla, sino que el teclado tiene seis zonas diferentes de iluminación, y no tiene la luminosidad en todas las zonas. Además, las teclas son muy poco traslucidas, y casi toda la intensidad de las teclas se escapa por los bordes. Por tanto, la luz del teclado deslumbra a la vista, y no se llegan a iluminar correctamente las teclas. A esto se le suma que la intensidad apenas llega a las teclas de los bordes.

En cuanto al ratón, el movimiento es preciso y sin aceleración, mientras que los clicks son robustos y rápidos. Sin embargo, echamos en falta más saltos de DPI a partir de 1.000, porque un salto de 1.000 en 1.000 deja poco lugar a la personalización. Los DPI deben de poder ser ajustados al milímetro, ya sea en saltos de 50 o al menos 100 DPI, y manteniendo la opción de sensibilidad del ratón en 6/11 en Windows (que es la que hay que poner para que no haya interpolación). 1.000 es demasiado lento para según qué personas, mientras que 2.000 es demasiado rápido. Si permitieran ajustar con mayor precisión los DPI sería una gran opción, ya que su ergonomía es muy buena, es preciso, y tiene unos clicks muy agradables.

El Krom Kaleido no incluye ningún tipo de software; ni para el teclado ni para el ratón. Esto reduce significativamente las posibilidades de personalización, como funciones especiales para las teclas o el necesario ajuste de los DPI.

Conclusión

En definitiva, estamos ante un combo de teclado y ratón con luces y sombras, nunca mejor dicho. La iluminación del teclado es mejorable, iluminándose más los bordes de las teclas y apenas las teclas en sí, aunque tenemos que tener en cuenta el rango de precios del segmento de entrada en el que nos estamos moviendo. La pulsación es muy agradable para el uso diario, ya sea para escribir o jugar.

En el caso del ratón, es ergonómico y cómodo de usar, pero debería tener más saltos de DPI. El deslizamiento de las alfombrillas de teflón también es mejorable, ya que en una alfombrilla de tela pueden llegar a atascarse un poco.

En su rango de precio no encontramos nada similar, ya que es el combo de teclado y ratón más barato que tiene mecanismos individuales y con una sensación parecida a un teclado mecánico real. Sin duda un buen teclado para iniciarse en el mundo gaming.

Pros

  • Buenos mecanismos para un teclado barato, cómodos de usar para escribir y jugar
  • Bastantes modos de iluminación
  • Buena calidad de materiales

Contras

  • Iluminación mejorable en el teclado. Se iluminan los bordes y apenas las teclas
  • Pocos saltos de DPI en el ratón. De 1.000 a 2.000 es demasiada diferencia.
  • Ausencia de software
  • Sin reposamuñecas

Por ello, el Krom Kaleido recibe la medalla de plata. Se puede comprar en España por 49,90 euros en tiendas como Amazon.

Revisado por Alberto García el 06 septiembre 2018

Los comentarios están cerrados.