Análisis: GT Omega Pro Racing Office Chair

gt omega pro racing office chair review

Seguimos con el análisis de las mejores sillas gaming del mercado. Entre las últimas que hemos analizado en lo que va de año encontramos la Secretlab Omega 2018, la 1337 Industries GC790, la Corsair T2 Road Warrior y la Noblechairs Epic PU. Hoy os traemos la GT Omega Pro Racing Office Chair, y con una importante diferencia frente a otros modelos.

Todas las sillas gaming que hemos analizado hasta ahora contaba con cuero PU. GT Omega Racing también tiene de cuero, pero el modelo que hemos analizado estaba disponible también en tela. Por ello, era una oportunidad que no podíamos desaprovechar para elegir un tejido que transpira mejor si estamos muchas horas sentados. Y como veremos más adelante, hace que la experiencia de uso sea genial.

GT Omega Pro Racing Office Chair: especificaciones técnicas

La GT Omega Pro Racing Office Chair en gris y negro que analizamos cuenta, como hemos dicho, con un acabado en tela. El peso máximo que soporta la silla es de 120 kg gracias a la estructura de metal del chasis. El color de nuestro modelo mezcla gris y negro, que hacen un contraste genial con el logo de la marca. Tenemos hasta 16 modelos para elegir, pudiendo combinar colores o material (tela o cuero)

El respaldo es reclinable hasta estar casi totalmente tumbado, pudiendo ajustarse desde 85 hasta 160 grados. Si inclinamos el asiento, el ángulo total es de 190 grados, ya que el asiento es reclinable, pero no permite anclar posición de la inclinación. Es decir, que puede estar recto (anclándolo con la palanca de ajuste de altura) o completamente inclinado, pudiendo regular sólo la presión de la inclinación. Otras sillas de similar precio sí que incluyen un mecanismo de inclinación del asiento con bloqueo de posiciones intermedias.

Los reposabrazos son 4D totalmente personalizables. Podemos ajustar la profundidad, la altura, la dirección hacia la que apuntan, y la lateralidad. Además, están ligeramente acolchados tal y como encontramos en modelos de otras marcas para hacer que apoyar el brazo sea cómodo, pero a la vez firme.

La base de aluminio de las ruedas cuenta con un acabado metálico y pulido en mate. Las ruedas tienen 50 mm de diámetro, y son realmente fáciles de mover, deslizándose de manera suave y casi sin rozamiento. De hecho, hay que tener cuidado porque es difícil de frenar cuando nos movemos, aunque cuando estamos parados se mantiene muy fija y estable. El pistón para elevar el asiento es de clase 4.

La silla incluye dos cojines: uno para la cabeza y otro para la espalda. Ambos son bastante duros, y es algo que se agradece en el de la cabeza, pero que quizás no es tan conveniente en el de la espalda. El de la cabeza tiene un enganche tipo correa, mientras que el de la espalda cuenta con dos enganches que se pasan por las aperturas de debajo del reposacabezas.

La silla racing, como vemos en su propio nombre, está inspirada en los coches de competición. Su diseño es ideal para juegos de coches, ya que la compañía permite añadir por 9,95 libras ruedas bloqueables, de tal manera que la silla no se mueva si usamos un volante. Un detalle importantísimo si eres aficionado a los simuladores, o simplemente quieres que la silla se quede fija mientras juegas.

Unboxing, aspecto externo y montaje

La caja tiene unas dimensiones de 85 x 69 x 32 centímetros y un peso de 23 kg. La silla viene muy bien protegida, y eso es algo que vemos nada más abrir la caja con un protector de plástico que protege a la primera pieza que nos encontramos, que es el respaldo. Debajo de él encontramos la base para las ruedas, así como una caja a la izquierda que contiene el mecanismo de enganche del asiento y del pistón de gas. Por último, en la parte inferior de la caja nos encontramos el asiento.

El proceso de montaje es sumamente sencillo, y se puede completar en cuestión de apenas 20 o 30 minutos. Primero introducimos las ruedas en la base, e insertamos el pistón. Luego colocamos la base a la que va atornilla el asiento.

Por otro lado, unimos el respaldo a la base sacando previamente los cuatro tornillos preenganchados en el respaldo. Una vez hayamos colocado los cuatro tornillos a las partes de enganche de la base tendremos que atornillarla a la estructura de las ruedas. Para ello, quitamos primero los otros cuatro tornillos preenganchados al asiento, y unimos ambas partes. Ya tendremos el sillón listo para sentarnos encima. Por último, colocamos los embellecedores para esconder los tornillos del respaldo. Las instrucciones de montaje son bastante claras y no dan pie a ningún tipo de duda en el proceso de montaje.

El aspecto visual de la silla es espectacular y da la sensación de ser cómoda, lo cual se confirma nada más sentarnos en ella, como vamos a comentar a continuación. Algo común en muchas sillas gaming es que entre el asiento y los salientes laterales se acumulará mucha suciedad.

Testeo

La primera sensación al sentarse es muy agradable, con un respaldo que recoge muy bien la espalda y un asiento cómodo y que no resbala. Los cojines incluidos son muy duros, incluso demasiado. Mientras que esto para el de la cabeza (o más bien el cuello) es agradable para mantener la posición, el de la espalda da la sensación de querer echarte de la silla.

No soy un gran aficionado de los cojines para el respaldo, y este además no es una excepción. Sin él, el respaldo recoge la espalda correctamente. El cojín del respaldo tiene que ser mucho más blando, además de más alargado y no tan prominente. De cara a futuros modelos una recomendación para la marca sería hacerlo algo más fino y blando. Una gran referencia en este campo es cojín de la Secretlab Omega 2018, que tiene una espuma con efecto memoria y un diseño mucho mejor adaptado para la espalda.

La silla es cómoda incluso después de largas sesiones de uso, ya sea jugando o trabajando. No ya solo porque su diseño racing hace que abraza nuestro cuerpo, sino que su diseño de tela hace que el sudor transpire muy bien y ayuda a que el calor no se acumule de la misma manera que hace el cuero.

La silla es ideal para trabajar, estudiar, leer, o para juego competitivo, pero no es la mejor para un juego relajado o para ver películas o series en el ordenador, ya que tendremos que estar con el asiento completamente hacia atrás si no queremos tener el asiento recto. Este es quizá el único contra que tiene la silla.

No obstante, he usado la silla durante una semana durante días completos tanto de trabajo como de ocio, y la silla responde perfectamente. El mecanismo de bloqueo con la palanca de elevación a la hora de echar para atrás el asiento me ha dado bastantes problemas en otras sillas, aunque en esta parece mejor resuelto y no debería suponer ningún problema.

Los reposabrazos, aunque cómodos, están algo separados del respaldo y de nuestro cuerpo, lo que hace que queden algo alejados tanto en profundidad como en lateralidad (incluso al máximo nivel de cercanía).

Conclusión

Sin duda, la GT Omega Pro Racing Office Chair es una gran opción para utilizar tanto para trabajar como para ocio, aunque no es tan polivalente como otros modelos del mercado al no poder anclar la posición de inclinación del asiento. Es cómoda y ayuda a transpirar incluso durante largas sesiones de uso. Sea cual sea el entorno en el que la vayas a usar la disfrutarás al completo. Poder elegir recubrimiento de tela es algo que muy pocas sillas ofrecen actualmente en el mercado, lo cual es un gran aliciente para decantarse por esta marca. Después de muchas horas de uso, el hecho de levantarte y que no te duela nada dice mucho de la comodidad de esta silla.

Pros

  • Muy cómoda, incluso en largas sesiones de uso tanto de trabajo como de juego
  • Gran calidad de materiales
  • Facilísima de montar
  • Posición personalizable
  • 16 modelos de silla para elegir, pudiendo elegir color, así como material (cuero o tela)
  • Ruedas bloqueables (disponibles adicionalmente)

Contras

  • Precio algo elevado con respecto a modelos similares
  • Ausencia de mecanismo de bloqueo para la inclinación.
  • Cojines opcionales algo duros, sobre todo el de la espalda
  • Zonas laterales del asiento donde se acumulará suciedad.

Por ello, la GT Omega Pro Racing Office Chair recibe la medalla de oro, y nuestra recomendación en calidad precio y diseño.

Podéis comprarla en este enlace de la página web oficial si lo hacéis desde España, Europa o Reino Unido, o este otro enlace si lo hacéis desde Estados Unidos. Su precio es de 189,95 libras, con unos gastos de envío a España de 17,95 libras. En total, el precio final del modelo que hemos analizado es de 207,9 libras, que equivalen a unos 236 euros. Os podéis ahorrar unos cuantos euros con diversos códigos que tiene la marca, como MODDEDUK que os descuenta 8 libras, quedándose la silla en 227 euros.

Revisado por Alberto García el 03 abril 2018

Los comentarios están cerrados.