Análisis: BenQ W1700

benq w1700 analisis

Cuando tenemos una casa lo suficientemente grande y queremos más de lo que nos ofrece una televisión, muchos se plantean comprarse un proyector. Sin embargo, elegir uno no es una decisión sencilla ya que tenemos que tener en cuenta muchas variables: resolución, color, luminosidad, ruido, etc. Si estás pensando en comprarte uno con un buen presupuesto, y que tenga 4K y HDR para estar preparado para todo lo que está por venir en el futuro, el BenQ W1700 es una de las mejores opciones que tenemos a nuestro alcance.

BenQ W1700: características técnicas

El BenQ W1700 es un proyector 4K HDR. La resolución 4K es nativa (3840 x 2160 píxeles), aunque para conseguirla hace uso de DLP. Esta tecnología, básicamente, consiste un sensor Full HD que ilumina microespejos de cada subpixel varias veces por fotograma, dando la sensación de estar viendo 4K real. Aunque el sensor no es 4K, la imagen que vemos sí lo es, por lo que a efectos prácticos estamos ante un proyector 4K.

La tecnología DLP fue creada hace unos años, y su creador, Larry Hornbeck, ganó un Oscar al Mérito en 2015 por esta tecnología que se usa en el 90% de los cines digitales del mundo y en el 100% de las salas IMAX. BenQ es el mayor comercializador del mundo de esta tecnología, gracias a la cual podemos gozar de proyectores 4K a precios de una televisión equivalente en resolución de gama alta, algo impensable hace unos años.

A nivel de color, encontramos una reproducción de más del 96% del espacio de color Rec. 709. El tamaño mínimo de proyección es de 60 pulgadas, y el máximo es de 300 pulgadas. El resto de especificaciones son las siguientes, sacadas de la web oficial.

  • DMD: 0.47″‎
  • Resolución: VGA (640 x 480) hasta 4K UHD (3840 x 2160)‎
  • Luminosidad‎: 2200 lúmenes ANSI‎
  • Paleta de Color: 10 bits (1070 millones de colores)‎
  • Proporción de Aspecto: 16:9 nativa (seis relaciones de aspecto seleccionables)‎
  • Ratio de Contraste‎: 10000:1‎
  • Resolución Nativa‎: 4K UHD (3840 x 2160)‎
  • Pulgadas de proyección: 60″ ~ 200″ / 300″‎
  • Relación de Tiro‎: 1.47 – 1.76 (100″ @ 3,25 m)‎
  • Ratio de Zoom:‎ 2X‎
  • Consumo en Standby: 0.5W‎
  • Frecuencia Horizontal‎: 15K-102KHz‎
  • Frecuencia Vertical‎: 23-120Hz‎
  • Dimensiones: 353mm x 135mm x 272mm‎
  • Peso‎: 4.2 kg
  • Compatibilidad HDTV‎: 480i, 480p, 576i, 576p, 720p, 1080i, 1080p, 2160p‎
  • Sistema de proyección: DLP‎
  • Tipo de iluminación: lámpara
  • Vida útil de la lámpara:
    • Normal: 4.000 horas
    • Económico: 10.000 horas
    • SmartEco: 8.000 horas‎
    • LampSave: 15 000 horas‎‎
  • Ruido: 33dBA / 29dBA‎
  • Altavoz incluido: 5 W x 1‎
  • Temperatura de operación: 0 ~ 40 grados Celsius‎
  • Consumo de energía‎: 385 W/330 W/250 W (Máx./Normal/Eco)‎
  • Conectores:
    • HDMI 1 (HDMI 2.0 y HDCP 2.2) x 1
    • HDMI 2 (HDMI 1.4a y HDCP 1.4) x 1
    • Entrada de ordenador (D-sub de 15 pines, hembra) x 1
    • USB tipo A (fuente de alimentación de 1,5 A) x 1
    • USB tipo B mini (servicio) x 1
    • Entrada de audio (minijack) x 1
    • Salida de audio (minijack) x 1
    • RS232 In (D-sub de 9 pines, macho) x 1
    • Señal de disparo de corriente continua de 12 V (jack de 3,5 mm) x 1
    • Receptor de infrarrojos (frontal y superior) x 1‎
  • Fuente de alimentación: VAC 100 ~ 240 (50/60Hz)‎

El uso de un único DMD de 0,47 pulgadas hace que se eviten los problemas que genera el tener que alinear varios paneles, por lo que la imagen tiene un aspecto más homogéneo y de mejor calidad, eliminando imágenes borrosas y mejorando la nitidez. Además, las lentes cuentan con una dispersión muy baja.

El BenQ W1700 destaca también por poder mostrar imágenes en HDR con el estándar HDR10, con un brillo, color y contraste homogéneo y con una calidad excelsa, como veremos más adelante. También es compatible con 3D, pero las gafas no vienen incluidas y tendréis que adquirirlas por separado.

A nivel de sonido cuenta con un altavoz de 5 vatios que se oye francamente bien para ser un altavoz integrado, y que te va a permitir incluso prescindir de altavoces en algunas ocasiones. Cuenta con 5 modos de ecualización que podemos elegir dependiendo de si queremos escuchar música, jugar a juegos, ver eventos deportivos, o películas.

Otra de las funciones curiosas con las que cuenta el proyector es un sistema de corrección trapezoidal vertical, ideal para compensar la imagen en función de si ponemos el proyector demasiado bajo o alto, o desde un lateral. Gracias a esto, siempre estarán alineadas y enfocadas.

BenQ recomienda utilizar el proyector en modo SmartEco. Este modo muestra el mismo brillo que en modo normal en la mayoría de las escenas, pero también adapta el brillo de la lámpara dependiendo del contenido que estemos viendo, gracias a lo cual habrás partes de la imagen que se vean con negros más densos y más contraste (similar a lo que ocurre en una televisión OLED). Además, estaremos duplicando la vida útil de la lámpara con este modo (pasando de 4.000 a 8.000 horas). El modo LampSave, con menos brillo, permite alcanzar una durabilidad de hasta 15.000 horas.

Aunque podemos poner el BenQ W1700 a un tamaño mínimo de 60 pulgadas hasta las 300 pulgadas, el tamaño recomendado por la marca es de 120 pulgadas.

Unboxing y aspecto externo

El proyector viene bien protegido en la caja, con protectores de plástico que lo suspenden y lo protegen ante posibles golpes. En su interior encontramos el BenQ W1700, el manual, el CD, el mando, dos pilas AAA y el cable de corriente. Por desgracia, no incluye un cable HDMI, el cual no habría estado de más y que tendréis que adquirir por separado en el caso de no tener uno.

En la parte delantera encontramos la lente con su correspondiente tapa, y justo encima los mecanismos de enfoque. En la parte interior podemos atisbar los dos ventiladores, uno a cada lado, mientras que el altavoz de 5 vatios se sitúa en la parte derecha (si vemos el proyector de frente).

El tamaño del proyector es bastante contenido para la gran cantidad de funciones que ofrece, y su diseño cuenta con los mismos bordes redondeados y aspecto que otros productos de BenQ. En la parte trasera tenemos toda la conectividad que hemos mencionado en el apartado de características técnicas. La conexión VGA se resiste a morir debido a su uso todavía en empresas. También tenemos un conector de 12V por si queremos conectar una pantalla motorizada que se despliegue al encenderlo.

En la parte inferior encontramos los agujeros necesarios para montarlo a la inversa en el techo, así como tres patillas para elevarlo de posición si lo ponemos en una repisa. La frontal permite elevarlo, mientras que las dos traseras (ajustables con rosca) permiten inclinarlo hacia abajo.

El mando muestra una gran calidad de materiales y pulsación, con botones sólidos y fáciles de pulsar. Además, está retroiluminado (pudiendo desactivar la luz si queremos para ahorrar pilas), y funciona incluso aunque no estemos apuntando al proyector.

Testeo

Si por algo destaca el BenQ W1700 es por el HDR. Normalmente los proyectores con HDR suelen sufrir por la falta de brillo, lo que también suele afectar a la reproducción de color. Este no es el caso con el BenQ, que cuenta con distintos modos y configuraciones para el HDR, además de modos de mejora de saturación, color, brillo, etc. A nivel de zoom podemos ajustarlo hasta 1,2x, pudiendo tener 100 pulgadas a una distancia de 3,25 metros.

Nada más conectar el proyector, lo que más impresiona es su brillo. Las imágenes en HDR se ven tremendamente consistentes, con una iluminación muy homogénea. Sin embargo, algunas escenas oscuras se ven con un tono ligeramente gris, o en alguna ocasión los negros no se ven tan bien como deberían. Este es quizá uno de los pocos fallos que podemos encontrar en el proyector, aunque es anecdótico y no nos va a impedir gozar de una enorme calidad de imagen.

A nivel de resolución, el sistema DLP hace su trabajo de una manera excelente. La resolución es genial, y se ve mucho mejor que un proyector Full HD. Sin embargo, no llega a verse tan bien como un proyector con sensor 4K “real”, por lo que a efectos prácticos la resolución podríamos decir que es algo equivalente a WQHD (1440p) o en torno a 1800p. No obstante, el ordenador detecta la resolución como 3840 x 2160 píxeles, como es lógico, y con una calidad impresionante para el precio.

Para ver la diferencia entre 1080p y 4K con DLP, hemos hecho las siguientes capturas de texto de prueba donde se puede apreciar una gran diferencia.

El resto de ajustes que nos permite configurar el proyector los podéis ver en las siguientes imágenes.

La uniformidad de la imagen es bastante buena, aunque tendremos que sacrificar un poquito de nitidez en las esquinas superiores o en las inferiores. Aún así, la nitidez es muy uniforme y a una distancia de 3 o más metros no notaremos la diferencia.

El movimiento es también muy fluido, aunque deberéis tener cuidado en juegos que bajen a menos de los fotogramas por segundo que muestra el proyector. Esto lo pude comprobar con Fortnite, que iba perfectamente fluido a 60 fps, pero en cuanto bajaba a 55 o 53 aparecía el temido judder, dando tirones que lo hacían muy incómodo.

En la siguiente galería podéis ver una primera imagen del menú de Fortnite en SDR, y la segunda con HDR activado. La tercera es in-game con HDR de Windows 10.

La sonoridad del BenQ W1700 es algo elevada, sobre todo si no tenemos buena ventilación. Por ello, sólo dejaremos de oírlo cuando nos pongamos a ver contenido multimedia.

El contenido 4K a 60 fps y HDR, como el del popular vídeo de YouTube, se ve impresionante en iluminación, color, brillo y fluidez. Cuando terminé de ver el vídeo me di cuenta de lo buenos que son los proyectores (este en particular) a la hora de visualizar contenido en casa, ya sea películas, deportes o incluso juegos casuales gracias a contar con sólo 33 ms de input lag (bastante bajo para ser un proyector).

Conclusión

El BenQ nos ha sorprendido gratamente por ser un producto muy equilibrado y a un precio muy ajustado. Contamos con una resolución excelente (4K con DLP, muy cercano al que ofrecería un sensor 4K real) y HDR con un brillo e iluminación impresionantes para un proyector gracias a los 2.200 lúmenes. Todo esto, unido a un buen diseño y una buena durabilidad de la lámpara hacen que el proyector sea un gran candidato dentro de la gama alta para poner en tu salón si quieres tener 4K y HDR, estando preparado para el futuro.

Pros

  • El más barato con resolución 4K y HDR
  • El DLP acerca la resolución al 4K real
  • Más barato y mejor que otros rivales más caros
  • Lente con poca dispersión

Contras

  • Podrían incluir un cable HDMI, y además 2.0, el cual es obligatorio para poder disfrutar del HDR y 4K a 60 Hz (con 1.4 estamos limitados a 4K a 30 Hz).
  • Sonoridad algo elevada.

Por ello, el BenQ W1700 recibe nuestro galardón de platino. Lo podéis comprar en Amazon a un precio de 1.499 euros.

Revisado por Alberto García el 16 abril 2018

Los comentarios están cerrados.