Cómo saber qué modelo de placa base usa nuestro ordenador

Cómo saber qué modelo de placa base usa nuestro ordenador

Juan Diego de Usera

Conocer el modelo de placa base que tenemos instalado en el interior de nuestra caja de ordenador, es algo básico a la hora de actualizar nuestro sistema. De ninguna otra manera podremos conocer las capacidades de las que posee esta. Y, por consiguiente, sin conocerlas no sabremos si nuestra placa base soporta el procesador que teníamos pensado instalar. O el tipo de RAM. En este artículo os enseñaremos cómo podemos averiguar este dato.

Usando la consola de Windows

Si no disponemos de ningún programa de terceros que nos pueda dar esta información, una manera muy práctica de averiguarla es a través de la consola de comandos de Windows. Para hacerlo, lo primero que debemos de hacer es sacar la consola de comandos. Para ello, presionaremos a la vez las teclas «Windows + R«. En la ventana que se abrirá escribiremos el comando «cmd«.

Presionaremos «Enter» y se nos abrirá la consola de comandos. Ahora deberemos de escribir los comandos «wmic baseboard get product,manufacturer,version,serialnumber» y presionaremos otra vez «Enter». Ojo, es muy importante que las letras del código que acabáis de ver se escriban exactamente así, sin espacios después de las comas, o si no, el código no funcionará.

Como veis, es el propio Windows el que nos da el modelo de la placa base, que era justamente lo que estábamos buscando. Sin embargo, habréis de reconocer que, acostumbrados a la información que nos dan otros programas, este método es algo parco en los datos que nos ofrece. Sí, sabremos el modelo de la placa base, pero el resto de parámetros de la misma deberéis de ir a buscarlos a la página web del fabricante.

Con la aplicación de Información de Sistema

Otro modo de comprobar el modelo de placa base que tenemos instalado es usando la utilidad de Información de Sistema. Para usarla, la mejor manera es volver a presionar las teclas «Windows + R» y escribir el comando «msinfo32» en la pantalla que se ha abierto.

Ejecutaremos ese comando y se nos abrirá la siguiente ventana.

Como veis, en ella aparece el modelo de placa base que tenemos instalado. Y, de la misma forma que en el ejemplo anterior, la cantidad de detalles que nos ofrece este método es prácticamente nulo. Por tanto, deberemos de visitar el sitio web del fabricante de la placa para conocer más detalles sobre ella.

Con el programa CPU-Z

Aunque del programa CPU-Z ya hicimos un extenso tutorial hace un tiempo, no está de más recordar que con este programa también podremos conocer esta información sobre nuestra placa base.

Para ello, solo debéis de iniciarlo y seleccionar la pestaña «Mainboard».

En ella podréis ver, no solo el modelo de placa base que hay instalada en nuestro equipo, sino también la revisión de la BIOS que tiene instalada y el chipset que equipa.

Obviamente, CPU-Z es solo uno de los muchos programas de terceros que os pueden proporcionar esta información de manera sencilla. Otro programa gratuito que os puede proporcionar la misma información es Speccy. La ventaja que tiene este último sobre el CPU-Z es que también os ofrecerá otro tipo de información sobre vuestro equipo.

Inspección física de la placa base

Como último recurso, siempre podemos realizar una inspección visual de la superficie de nuestra placa base. En ella siempre vendrá serigrafiado el modelo que es.

Lo primero que debéis de tener en cuenta es que cada fabricante serigrafía el modelo en la posición que a él más le conviene. Y que esa posición no tiene por qué ser fácilmente de leer. Por tanto, para consultar el modelo de la placa, los pasos que deberéis de hacer son:

  • apagar el ordenador
  • apagar la fuente de alimentación
  • drenar los condensadores, manteniendo pulsado el botón de encendido 10 segundos
  • desconectarlo de la toma de corriente
  • retirar la tapa del lateral izquierdo

Con ayuda de una linterna es muy posible que podáis verlo. Aunque, dependiendo del número de tarjetas de expansión que tengáis conectadas a la placa, es posible que debáis de retirar alguna de ellas.

Este procedimiento solo se debería de usar si, por cualquier motivo, en ese PC no se puede realizar ninguna de las operaciones anteriores. Por ejemplo, que el PC no encienda o no arranque.