Todo lo que necesitas saber para limpiar tu portátil a fondo

Mantener nuestro portátil limpio puede impedir que desarrolle problemas graves a medida que el tiempo vaya pasando para él. Pero, cuando hablamos de limpiar no nos estamos refiriendo a mantener su exterior limpio. También hay otros aspectos de su interior que deberemos de cuidar con especial esmero, dado que no hacerlo puede acabar repercutiendo en el rendimiento general del portátil. Por ello, en este tutorial os mostraremos cómo mantener limpio nuestro portátil.

Limpiando el interior del portátil

Vamos a empezar por la parte más delicada del proceso de limpieza de vuestro portátil: limpiar el interior de este. Y lo que deberemos de hacer es limpiar el polvo que se acumula en las rejillas de ventilación del portátil. Esto permitirá que las temperaturas del procesador y de la tarjeta gráfica (en el caso de llevar una dedicada en su interior) bajen de manera considerable.

Para realizar este tipo de limpieza, lo primero que debemos de averiguar es si nuestra unidad permite un fácil acceso a los ventiladores. En caso afirmativo, desatornillaremos la tapa que los cubre y limpiaremos el polvo acumulado con un pincel o brocha.

El problema es que la gran mayoría de portátiles modernos no tienen esta opción. En este caso, tenemos dos maneras de realizar la limpieza:

  • Desmontar el portátil, de manera que ganemos acceso al interior del mismo y podamos efectuar la limpieza como ya hemos explicado previamente. Esta sería la mejor manera.
  • Usar un bote de aire comprimido para soplar el polvo acumulado en el ventilador. Esto lo haremos apuntando la cánula del bote a las rejillas de salida de aire caliente y soplando el aire. Con ello, lograremos que el polvo se despegue.

Cierto es que el segundo método es solo una limpieza temporal, que nos puede sacar de un apuro. Hay que tener en cuenta que, en realidad, no estamos quitando el polvo, solo lo estamos «cambiando de sitio«. Por consiguiente, pasado un tiempo ese mismo polvo volverá a taponar las rejillas.

Limpiando el exterior del portátil

Limpiar el exterior de nuestro portátil también es bastante importante. Ello implica limpiar las teclas del mismo, así como su pantalla y la carcasa exterior del mismo.

Limpiar las teclas

Para limpiar las teclas de uno de estos dispositivos, y dejarlas como nuevas, vamos a necesitar:

  • Bote de aire comprimido
  • Paño de micro fibra
  • Bastoncillos de algodón
  • Alcohol isopropílico

Comenzaremos la limpieza con el aire comprimido. Soplaremos debajo de las teclas del portátil, haciendo pulsaciones cortas, con el objeto de no generar condensación en la zona de los interruptores. Una vez terminado este paso, le pasaremos el paño de micro fibra, para recoger todo el polvo (y restos de comida) que se habrá desprendido. Y finalizaremos este proceso de limpieza usando los bastoncillos de algodón, humedecidos en el alcohol isopropílico. Con este último paso podremos limpiar a fondo, tanto la superficie de las teclas, como las zonas que quedan entre ellas.

Es importante que no empleéis productos de limpieza caseros para limpiar el portátil, dado que suelen usar productos químicos bastante agresivos con el plástico de las teclas. Así como tampoco uséis vinagre en lugar del alcohol isopropílico, dado que se puede filtrar entre los huecos y corroer los contactos eléctricos.

Limpiar la pantalla

Limpiar la pantalla es lo más fácil de este proceso de limpieza. Solo vais a necesitar un paño de micro fibra limpio. No uséis productos de limpieza doméstica, por ser muy agresivos con el recubrimiento de la pantalla. Tampoco uséis trapos de algodón, dado que pueden rallar la pantalla. Y tampoco necesitáis algunos de esos productos que afirman limpiar la pantalla del portátil. Solo con un paño de micro fibra será más que suficiente para hacerlo.

Lo primero que necesitaréis es tener la pantalla a temperatura ambiente. Por tanto, es mejor hacer esta limpieza con el portátil apagado. Si la pantalla está extremadamente sucia de polvo, os podéis ayudar con unas cuantas pulsaciones de aire comprimido.

Ahora, usaréis el paño de micro fibra y lo pasaréis por la pantalla en sentido vertical u horizontal. No lo hagáis en sentido circular. Deberéis hacer movimientos amplios y, muy importante, sin apretar. En caso de encontrar manchas de grasa o de comida sobre la superficie de la pantalla, podéis humedecer la micro fibra con un poco de alcohol de isopropilo para eliminarlos.

Limpiar la carcasa del portátil

El paso final para dejar nuestro equipo completamente limpio, es limpiar la carcasa exterior del mismo. Para ello usaremos un paño de micro fibra, ligeramente humedecido en vinagre o alcohol isopropílico. Con el trapo humedecido, procederemos a frotar toda la caracas externa del portátil hasta que quede limpia.

Y con este último paso, ya habremos terminado la limpieza de nuestro portátil. Si no dejáis pasar mucho tiempo entre limpiezas, esta será bastante rápida. Ahora bien, si dejáis pasar mucho tiempo, os va a requerir algo de tiempo conseguir un resultado aceptable.