AMD corregirá los problemas de frecuencia en Ryzen 3000 con una actualización de BIOS la semana que viene

AMD va a corregir los problemas de frecuencia que suceden con sus procesadores AMD Ryzen 3000. Como bien sabréis, estos problemas impiden que la gran mayoría de estos procesadores, puedan alcanzar su frecuencia de boost máxima. Hasta el momento, se ha especulado mucho con cuál podría ser la causa de este problema. Ahora, AMD ha prometido que la semana que viene lanzará una nueva actualización para las BIOS que soportan estos procesadores y que lo acabará solucionando.

A pesar que el lanzamiento de los nuevos procesadores AMD Ryzen 3000 ha sido un completo éxito para esta empresa, hay un constante problema que está empañando este éxito: los procesadores no son capaces de alcanzar la frecuencia boost máxima que había anunciado en su momento la compañía. Unas veces por tan poco como 25 MHz. A veces por un margen de más de 150 MHz. El caso es que casi ningún procesador AMD Ryzen 3000 es capaz de alcanzar las frecuencias boost que debería. Y que son las que AMD publicita en su página web, para cada uno de los modelos.

Inicialmente, se pensaba que el culpable que los procesadores no lograran alcanzar su máxima frecuencia boost podrían ser las placas base con el nuevo chipset AMD X570. Dado lo jóvenes que eran las BIOS con las que habían salido al mercado, este podría haber sido uno de los problemas: BIOS poco depuradas. Al fin y al cabo, en pruebas realizadas con diferentes modelos y placas y un mismo procesador, cada una de ellas mostraba un comportamiento completamente diferente en cuanto a la frecuencia boost.

AMD ha entonado un «mea culpa» y corregirá los fallos la semana que viene

Más pruebas realizadas por el famoso overclocker Der8auer, en una encuesta realizada a través de su canal de YouTube demostraba que este comportamiento anómalo de los procesadores AMD Ryzen 3000 no tenía nada que ver con la placa base en la que se habían montado estos procesadores. Es más, afirmaba que probablemente el problema se podría deber al procesador interno que tienen estos procesadores del fabricante (uno con funciones similares al Management Engine de Intel).

Ahora, AMD acaba de lanzar el siguiente comunicado oficial, a través de su cuenta de Twitter:

En él, básicamente, reconocen que hay un problema en la implementación del boost en sus nuevos Ryzen 3000. Y, para solucionar este problema, afirman que están trabajando en una nueva BIOS que debería de solucionar estos problemas de una vez por todas.

Honra bastante a AMD que comunique de manera pública este problema con sus procesadores. Sin embargo, es imposible dejar de pensar que la empresa ha necesitado casi dos meses para responder a algo que comenzaba a ser un clamor popular. Si un usuario compra un procesador que se publicita como capaz de alcanzar 4.500 MHz, lo normal sería que fuera capaz de alcanzar esas frecuencias con su boost en todas las circunstancias. No solo en unas muy determinadas.

Sobre todo, que todos los procesadores del mismo modelo, fueran capaces de alcanzar esa frecuencia boost. Y si el fabricante ve que no es capaz de hacerlo, que publiciten una frecuencia boost inferior para cada modelo. De esta manera, se pueden evitar problemas que, más tarde, se deberían de solucionar en los juzgados. Como ha sucedido con la demanda por los núcleos de los procesadores Bulldozer.