Acusan a Intel de prácticas monopolísticas en sus procesadores

Nuevo golpe a Intel, esta vez en la India, donde la Comisión de la Competencia de la India (CCI por sus siglas) ha acusado a los de Santa Clara de prácticas anticompetitivas con sus procesadores. En concreto, la acusación se sustenta en una competencia desleal con la garantía de sus procesadores, ya que Intel la modificó en 2016 para intentar favorecer a los revendedores frente a la competencia.

Intel modificó su garantía en India para los RMA

Intel-sede

Aunque la compañía tiene una política de garantía global en la mayor parte del mundo, en India las cosas son un poco distintas desde 2016.

Teniendo en cuenta que, por ejemplo, en nuestro país prácticamente ningún usuario es cliente directo de Intel, sino que es cliente de una tienda (ya sea física u online), esto significa que cuando compramos una CPU se la estamos comprando a un revendedor, llámese Amazon o PCC, por citar dos grandes tiendas.

La compra incluye una garantía con el minorista (tienda) y con la propia Intel, algo normal y que no tiene mayor noticia. Pero esto no es así en la India, como decimos desde 2016, ya que Intel cambió esta política en favor de una mucho más directa.

El cambio introducía una cláusula novedosa: los consumidores de procesadores Intel en la India tendrían que realizar el RMA directamente con Intel si compraban su procesador en un distribuidor autorizado en dicho país. Esto es evidentemente un problema para aquellos usuarios que, por el motivo que fuese, compraron su CPU fuera de la India.

Intel-sede-2

Y es que debido a esta política aplicada desde 2016, si tuviesen que iniciar un RMA tendrían que hacerlo en el país de compra y no desde su propio país, es decir, estos usuarios no pueden solicitar la garantía desde dentro de la India.

Matrix Info System fue la compañía que se quejó al respecto, y es que la práctica de Intel, según las estimaciones, podría dejar fuera de garantía hasta 1.300 millones de personas en dicho país.

La queja va relacionada con los distribuidores autorizados de Intel en dicho país, ya que les aporta una ventaja injusta sobre sus competidores.

Intel se defiende y contesta con celeridad

resultados financieros Intel

Ante tal acusación, era de esperar que Intel contestase, como así ha hecho. La contestación ha ido directamente al CCI, donde la compañía ha declarado que en la India hay un gran mercado no organizado y los importadores paralelos (como el informante, es decir, Matrix Info System) a menudo subfacturan bienes o importan partes viejas y recuperadas disfrazadas como productos nuevos.

Luego, cuando el producto deja de funcionar, Intel recibe una solicitud de reemplazo de tales productos viejos y usados. Esto, según Intel, no solo crea una carga sobre él, ya que solo tiene un número limitado de centros de servicio en India, sino que también afecta negativamente el interés de los consumidores.

Intel prosigue diciendo que respeta la competencia leal y se compromete a apoyar a todos sus socios en todo el mundo para que puedan tener éxito, donde sus prácticas comerciales son legales y procompetitivas. Al mismo tiempo, afirman estar cooperando plenamente con la comisión.

Intel India

El mayor problema que tiene Intel ahora mismo es que lo argumentado choca contra los datos de Matrix Info System, ya que estos han proporcionado una comparación de precios entre los distribuidores autorizados y otros países como Japón, EE. UU o alemania, donde en la India se estarían vendiendo los procesadores por 2,6 veces el precio que en estos países.

Estaremos atentos para conocer el desenlace de todo este entramado entre Intel y el CCI.