La cuota de mercado de Intel se desploma a valores de 2007

La cuota de mercado de Intel se desploma a valores de 2007

Juan Diego de Usera

Tal y como suponíamos, la cuota de mercado de AMD se ha disparado tras el lanzamiento de sus últimos procesadores, AMD Ryzen 3000. Tanto se ha disparado, que ha hecho que la cuota de uso de los procesadores de Intel, haya retrocedido a la misma proporción que tenía esta marca en el mercado, durante el pasado año 2007. Hablamos de una pérdida porcentual de un 8,8%. Lo que se traduce en un impacto bastante significativo para el gigante azul.

Los datos obtenidos sobre la cuota de mercado de AMD vs Intel provienen de la aplicación PassMark. Por tanto, estos datos no corresponden al número de procesadores que AMD o Intel han vendido. Más bien, corresponden al número de usuarios que han usado su aplicación. Pero, por otro lado, también es representativo del número de procesadores de ambas marcas que están siendo utilizados por parte de los usuarios.

cuota de mercado

A mediados de este mes de agosto ya publicamos el informe de ventas de AMD correspondiente al segundo trimestre del 2019, donde analizamos con detalle cómo habían evolucionado estas durante ese trimestre, y frente a las del año anterior. Una evolución bastante positiva en cuanto a las del año anterior, aunque las ventas del trimestre se habían quedado más o menos estancadas. Pero, ya avanzábamos que, cuando se comenzaran a contabilizar las ventas de julio y agosto, sería muy probable que el panorama cambiara para la empresa. Y parece ser que el tiempo nos ha dado la razón, a la vista de la siguiente gráfica.

La cuota de mercado de AMD se ha disparado en algo más de un mes

La gráfica anterior es bastante expresiva en lo que nos muestra. El número de usuarios de sistemas que montan un procesador Intel ha descendido desde el 76,9% que tenía durante el pasado trimestre, hasta el 68,1%. Esto es una caída de unidades bastante significativa. Y es muy posible que represente a usuarios que han decidido cambiar su equipo Intel por un nuevo sistema que monta un procesador de AMD. Es decir, esta empresa habría conseguido poner el mercado patas arriba con los nuevos procesadores AMD Ryzen 3000.

Intel no iba tan desencaminada cuando le comunicaba a sus empleados que AMD había hecho los deberes muy bien. Y que se aproximaba una temporada dura para la empresa. Claro que, a esta empresa tampoco le ayuda nada los problemas de suministro de su nodo de 14 nm (que continúan todavía, un año después). Unos problemas que debieran de aliviarse en cierto grado cuando consigan lanzar sus procesadores Ice Lake para escritorio.

Sin embargo, ya sabemos que esto no se va a producir hasta bien entrado el próximo año 2020. Y, aunque la versión para portátiles de estos procesadores no son malos en absoluto, tampoco representan una revolución en el rendimiento general dentro de este mercado. Y, todo esto, sin tener en cuenta los numerosos problemas de vulnerabilidades que se descubren cada cierto tiempo con la arquitectura Intel Core.

Mientras, AMD continúa su tendencia al alza, que comenzó en el año 2017 con el lanzamiento de los primeros AMD Ryzen. En estos dos años, AMD prácticamente ha doblado la cantidad de procesadores que hay en uso (del 18,1% al 31,9%). Una perfecta indicación de la opinión y la confianza que los usuarios están depositando en esta empresa. Y de cómo los tiempos (y las mareas) han cambiado.