La placa base que compres influye en el rendimiento de tu AMD Ryzen 3000

Se ha desvelado que el modelo de placa base que se use con un procesador AMD Ryzen 3000, influye en el rendimiento. Especialmente, en la frecuencia boost que pueden llegar a alcanzar estos nuevos procesadores. Este comportamiento, hacía muchos años que no lo veíamos en este mercado. Más concretamente, desde el momento en el que Intel y AMD dejaron de permitir la instalación de chipsets de terceros para las placas base de sus procesadores.

Uno de los aspectos más controvertidos de los nuevos procesadores AMD Ryzen 3000 es que la mayoría de ellos no suelen alcanzar la frecuencia boost que se anuncia en sus especificaciones. Debido a la forma que tiene de actuar las tecnologías AMD Precision Boost 2 y AMD XFR 2, los nuevos procesadores parecen quedarse cerca de su máxima frecuencia, pero no la suelen alcanzar.

Ante este comportamiento, muchos usuarios se apresuraron a acusar a AMD de hacer publicidad engañosa. Pero, ¿qué sucedería si el culpable del comportamiento errático de los nuevos procesadores no fuera la propia AMD, sino los fabricantes de las placas base? En ese caso, no sería culpa directa de AMD que sus procesadores no consiguieran alcanzar las frecuencias boost que ellos anuncian.

La elección de la placa base con los AMD Ryzen 3000 influye en su rendimiento

Lo primero que haremos es poneros la siguiente gráfica. En ella se muestran un total de 14 placas base: 12 de ellas con chipset AMD X570, una de ellas con chipset AMD B450 y otra con chipset AMD B350. El procesador que se ha usado para las pruebas es el AMD Ryzen 7 3800X. Las letras que aparecen en la barra azul indican la versión de la BIOS con las que se han hecho las pruebas.

Como podemos ver, solamente tres de las placas base son capaces de alcanzar los 4.200 MHz de frecuencia para carga para todos los núcleos (dos de ellas, incluso superan esta frecuencia). Mientras que seis de las placas son capaces de llegar hasta los 4.500 MHz de frecuencia boost para un único núcleo. Curiosamente, dos de los modelos de placas base que sí son capaces de alcanzar los 4.200 MHz para todos los núcleos, no son capaces de alcanzar los 4.500 MHz para un solo núcleo, De hecho, se quedan bastante lejos de esa frecuencia, a 125 MHz.

Como se podría pensar que la culpa la podría tener la versión del AGESA de las BIOS, la siguiente tabla servirá para indicar que no es ese el caso.

Como se puede observar, no tiene nada que ver la versión del AGESA de AMD (el AGESA es el micro código que AMD desarrolla para el correcto funcionamiento de sus procesadores) con que el procesador logre alcanzar las frecuencias boost anunciadas. Aunque sí podemos ver que MSI es la marca que menos actualiza la BIOS de sus placas base. El resto de marcas han sacado BIOS este mes de agosto y MSI tiene modelos con BIOS de comienzos del mes de julio. De antes, incluso, que se presentaran los procesadores de AMD de manera oficial.

No todas las placas base de los AMD Ryzen 3000 son creadas iguales

Otra interesante observación se desprende de esta nueva gráfica.

Esta gráfica muestra las frecuencias máximas que son capaces de alcanzar cada núcleo del procesador en cada placa base. El hecho que lo único que varíe sea la placa base, es bastante interesante y revelador. Podemos ver que no todos los núcleos son capaces de alcanzar su máxima frecuencia boost. Cuando, en teoría, todos ellos debieran de ser capaces de alcanzarla. Hay núcleos que, no solo la alcanzan, sino que también son capaces de superarla un poco. Pero esto varía en función de la placa base que se emplee.

El mismo núcleo que es capaz de alcanzar los 4.550 MHz en una placa base, no llega a los 4.340 MHz en otra. Esta inconsistencia de resultados, desde luego, puede influir en las opciones de compra de los usuarios. Porque, por lo que parece, quienes no fabrican los componentes como se debería hacer, son los fabricantes de placas. No AMD. Aunque, a este respecto también hay otra corriente de pensamiento que acusaría a AMD de haber apresurado demasiado el lanzamiento de sus procesadores AMD Ryzen 3000… Algo similar a lo que sucedió cuando se lanzaron las primeras placas base para los primeros procesadores Intel Coffee Lake-X, hace años.

Es más que probable que los fabricantes de placas consigan solucionar estos problemas de inconsistencia, a medida que vayan lanzando nuevas revisiones de sus BIOS. Y los usuarios las actualicen, claro. Pero, lo que queda claro, es que la inconsistencia de frecuencias que se ha podido ver en los procesadores AMD Ryzen 3000, no es culpa de sus procesadores.