5 motivos por los que tu portátil se apaga solo y cómo solucionarlo

Escrito por Juan Diego de Usera

Estar trabajando con nuestro portátil para que, de repente, se apague por completo, haciendo que se pierda todo lo que llevábamos hecho hasta ese momento, puede ser muy frustrante. Especialmente por todo el trabajo que se puede haber perdido si no hemos sido precavidos de haber estado guardándolo con cierta asiduidad. Por eso, en este artículo vamos a ver los principales motivos por los que se nos puede apagar el ordenador portátil, y qué solución le podemos poner.

Sobrecalentamiento del portátil

Este es uno de los problemas más habituales en los portátiles y es bastante sencillo de diagnosticar. Podemos empezar por intentar localizar dónde se encuentran los orificios de salida del aire caliente del portátil. Éstos suelen tener forma de rejilla y suelen estar situados en uno de sus laterales. Si al pasar los dedos por encima de ellos los notamos solamente tibios, esto es normal y no debemos de preocuparnos. Sin embargo, si al pasar los dedos, los notamos muy calientes, es muy probable que tengamos un problema de sobrecalentamiento en el portátil.

Otra buena indicación de este problema es que el ventilador del equipo está funcionando casi todo el tiempo al 100%. Lo cual es bastante incómodo a la hora de trabajar. Programas como HWiNFO nos pueden ayudar a comprobar la temperatura de nuestro procesador.

Para solucionarlo, podemos tener dos opciones:

  • Usar un bote de aire comprimido y descargarlo a través de las rejillas de ventilación. Esto debería de mover la capa de polvo que se ha acumulado lo suficiente como para que el portátil pueda respirar y refrigerar otra vez. Sin embargo, esto solo es una solución temporal, dado que tarde o temprano, ese mismo polvo se volverá a acumular donde estaba.
  • La solución ideal es abrir el portátil y limpiar la zona de los ventiladores de todo el polvo que se ha acumulado.

Fallos en el hardware

Si el problema no era un sobrecalentamiento del equipo, entonces puede ser que estemos teniendo problemas con un componente del hardware que lo compone.

Para comprobar si realmente fuera así, deberemos de abrir el el Administrador de Dispositivos de Windows y en él, buscaremos si algún componente muestra un signo de exclamación, indicando un funcionamiento anómalo.

Si vierais alguno con ese tipo de signo, con pulsar dos veces encima del dispositivo que presenta el problema, se nos abrirá la pestaña de propiedades del dispositivo en cuestión, que nos podría dar más datos sobre el problema en cuestión.

Ahora bien, si observáis un problema relativo a la placa base o a la tarjeta gráfica (en el caso de llevar un modelo dedicado) os aconsejamos que lo llevéis a un técnico, porque ese tipo de problemas no son sencillos de solucionar. Y menos si no se tiene una experiencia en ellos.

Problemas con los drivers

Otro tipo de fallo que también es bastante común con los portátiles es un problema de corrupción de drivers. Se suele producir, generalmente, cuando actualizamos los drivers de los componentes del portátil, pero no se desinstalan los drivers antiguos. Al juntarse los archivos de los dos tipos de drivers, el sistema operativo no sabe muy bien qué hacer, y eso puede originar que el sistema se cuelgue, se apague o comience a tener un comportamiento errático cuando lo usamos.

Generalmente, a no ser que nuestro portátil sea muy antiguo, el fabricante del mismo suele tener los drivers más actualizados en su página web. Estos son los que deberíais de tener siempre instalados en vuestro equipo, para evitaros este tipo de problemas con los drivers.

BIOS antigua

Aunque este no suele ser un problema, a no ser que pretendamos instalar componentes muy modernos en un portátil muy antiguo, sí que es verdad que una BIOS desactualizada puede generar conflictos que acaben en el apagado repentino de nuestro equipo.

Para saber si nuestra BIOS está desactualizada, siempre podemos recurrir al programa CPU-Z el cual, en la pestaña “Mainboard” nos dirá cuál es la versión de la BIOS de nuestro sistema.

Luego, accederemos a la web del fabricante del mismo y comprobaremos cuál es la versión dela BIOS más reciente. Si la versión que tenemos es muy antigua, nos podría interesar actualizarla con una mucho más moderna.

Sistema infectado de malware

El malware puede llegar a hacer que nuestro sistema se acabe arrastrando cuando lo usamos. Por eso, siempre es importante tener en nuestro arsenal, programas como el Malwarebytes, que nos pueden ayudar a mantener limpio nuestro equipo, tanto de archivos de dudoso comportamiento, como de programas no deseados que se nos hayan instalado en segundo plano.

Continúa leyendo
  • darksearcher

    Hay que tener cuidado con eso de soplar aire a presión por el ventilador, la electricidad los hace girar y funcionar. En sentido contrario el movimiento genera electricidad que va a dar a la conexión del ventilador. Puede que no pase nada o puede que ese ventilador después no funcione mejor que al principio.