Cómo saber qué procesador tengo instalado en mi PC y su frecuencia

Conocer los componentes de nuestro PC es algo básico para cualquier usuario. Pero, más que conocer todos los componentes, saber qué procesador monta nuestro equipo y cuál es la frecuencia a la que está funcionado puede ser fundamental para averiguar si el procesador se está comportando como debe de hacerlo. O si, por el contrario, presenta un comportamiento anómalo por algún motivo que podemos desconocer. En este artículo veremos cómo podemos averiguar este dato sobre nuestro procesador.

Existen muy diferentes maneras de conocer el modelo de procesador que monta nuestro PC. Probablemente la manera más común es emplear un programa de terceros, como puede ser el CPU-Z. La ventaja que ofrece este programa es que, aparte de permitirnos conocer el modelo de nuestro procesador y su frecuencia de funcionamiento, también puede dar bastante información sobre otros componentes, como la memoria RAM. Incluso nos permite hacerle un pequeño benchmark para hacernos una idea de cómo de potente es.

Sin embargo, hay maneras mucho más sencillas de conocer este dato, y que, además, no requieren del uso de programas de terceros. Porque el propio Windows nos puede dar este dato de tres maneras diferentes.

A través del menú de Sistema

Una manera muy rápida de acceder a la información del procesador es a través del menú «Sistema«. Podemos acceder a este menú presionando el menú de inicio de nuestro Windows 10, seleccionando el botón de «Ajustes» y, luego, seleccionando el menú de «Sistema». Una vez dentro de ese menú, miraremos en el menú vertical que hay a la izquierda de la ventana, hasta encontrar el sub menú «Acerca de«.

En el menú de Propiedades

Otro lugar donde podréis encontrar la información de vuestro procesador es en el menú de Propiedades de Sistema. La manera más rápida de acceder a él es haciendo clic con el botón derecho del ratón sobre el icono «Este equipo» que deberíais de tener en vuestro escritorio. En el menú que se desplegará, seleccionáis la opción de «Propiedades». Esto os abrirá una nueva ventana donde podréis consultar esta información.

En el Administrador de Tareas

Por supuesto, la manera más sencilla de saber cuáles la frecuencia de nuestro procesador, así como el modelo que tenemos montado en nuestra placa base, es en el Administrador de Tareas de Windows. Podemos acceder a él rápidamente si hacemos clic con el botón derecho del ratón en la barra de tareas inferior del escritorio. En el menú que se nos despliegue. seleccionaremos la correspondiente opción.

Una vez que abramos la ventana, deberemos de ir a la pestaña de «Rendimiento», donde se nos mostrará el modelo de procesador, su frecuencia máxima y la frecuencia de ese mismo momento.

Por cierto, en esta ventana, por defecto, no nos aparecerán cada hilo del procesador. Por defecto, esta ventana está configurada para mostrar la carga de trabajo global del procesador.

Para conseguir mostrar esta información, tal y como aparece en la anterior captura de pantalla, lo que deberemos de hacer hacer clic con el botón derecho del ratón en medio del gráfico y seleccionar la opción «Procesadores lógicos».

Esto cambiará la manera en la que se representa la carga de trabajo del procesador, de una visión general a una visión de cada uno de los hilos. Pero siempre recordad que el número de hilos de un procesador hace ya muchos años que no siempre se corresponde al número de núcleos del procesador.