MSI limitó el espacio para las BIOS en sus placas para AMD: ahora tendrás que comprar otra nueva

La controversia generada en el día de ayer a cargo de MSI y su soporte para Ryzen 3000 tiene en el día de hoy una nueva actualización de la situación: MSI lanzará nuevas placas base para los chipset 300 y 400 con nuevos chips SPI de 32 MB, dejando las anteriores versiones con el soporte parcial y limitado que ya vimos. Es decir, si queremos optar al soporte completo de UEFI, RAID y CPUs tendremos que comprar una nueva placa base.

MSI no actualizará sus placas base con nuevos chips SPI

msi placa bios

Uno de los pasos atrás que muchas marcas han dado es la inclusión de chips SPI soldados en placa, los cuales, y en contra de lo que otras marcas usan, no son sencillos de desoldar y soldar por un usuario corriente. Antiguamente llegaban en un compartimento específico que permitía su protección y al mismo tiempo la instalación de otro chip si este se corrompía.

El avance, si es que se le puede llamar así, hacia la soldadura de los mismos en casos como el de MSI es un paso claramente atrás, ya que su problema con la capacidad de los chips SPI de 128 Mb estaría resuelto con enviar nuevos chips de 256 Mb a cada usuario que lo necesitase.

Tampoco acepta como un error la inclusión de dichos chips con un tamaño menor en sus placas base, aun a sabiendas que el soporte de CPU se extendería hasta 2020. Su solución, como ya vimos ayer, es limitar las capacidades de unas placas que se vendieron con unas características y que ahora han sido claramente capadas.

Es cierto que MSI no es culpable de que el microcódigo de AMD haya crecido tanto, pero sí lo es de no ser para nada previsores y de optimizar sus UEFIs de una manera horrible, puesto que los demás fabricantes no tienen este problema a misma capacidad total.

MSI «soluciona» todos los problemas: nuevas placas base en camino

b450-models

Ni RMA, ni cambios en el chip, ni mejor optimización, ni vuelta de las capacidades originales: la «solución» de MSI pasa por lanzar nuevas placas base con chips de 256 Mb (32 MB) de capacidad, las cuales llegarán con nueva nomenclatura denominada como «MAX» como coletilla final a los nombres ya existentes.

Ergo, dicha «solución» no es tal, sino que obliga a los usuarios que están sufriendo problemas a pasar de nuevo por caja si quieren las características anunciadas y prometidas por unos y otros. Es decir, si queremos disponer de las UEFI BIOS 4 Click, RAID para nuestros HDD o SSD SATA y el soporte de CPUs para Ryzen 3000 con AGESA 1.0.0.3a/b o superior, tendremos que pasar por caja una vez más.

Además, las nuevas placas base llegarían incluso con el chipset A320 y en principio también un soporte limitado, ya que el plan de MSI parece ser lanzar una nueva serie para dar soporte en exclusiva a las APU Picasso ¿otro despropósito a modo de limitación absurda? o ¿finalmente también darán soporte a más CPUs según convenga?

En cualquier caso, todo pasa por rascarse el bolsillo una vez más, ya que MSI ha dejado en la estacada a los usuarios afectados y al parecer los planes no pasan por enmendar lo realizado, sino por aumentar las ventas.