AMD afirma que Precision Boost Overdrive llegará a todas las placas base con soporte para Ryzen 3000

Quedan algo menos de 5 días para el lanzamiento oficial de los nuevos AMD Ryzen 3000 y poco a poco las fugas van dejando patente el rendimiento que encontraremos en estos nuevos procesadores. Hoy, Robert Hallock, senior technical marketing manager de AMD, ha explicado el uso y las actualizaciones que tendrá la tecnología Precision Boost Overdrive para Zen 2 y algunas de las limitaciones de la plataforma.

Precision Boost Overdrive mejorará las frecuencias de los Ryzen 3000

Aunque la tecnología y proceso en la que se basa PBO no es ni mucho menos nueva, ya que se estrenó con la segunda generación de procesadores Ryzen, sí supuso un paso adelante frente a Precision Boost 2 y XFR 2. Para los más neófitos con esta tecnología, hemos de decir que PBO mejora el rendimiento de cada procesador Ryzen que lo soporte a través de un incremento de frecuencia.

No-PBO

Pero el algoritmo va bastante más allá, ya que para lograr el aumento de frecuencia se tienen en cuenta tres factores limitantes:

  • SoC Power («PPT Limit»): es la cantidad de energía que la CPU puede consumir antes de que la velocidad aumente y se mide en vatios.
  • VRM Current (“TDC Limit”): es la cantidad de corriente que dejamos que la placa base entregue a la CPU antes de que los niveles del Boost se apaguen, midiéndose en amperios.
  • Temp (°C): es la temperatura que la CPU puede alcanzar antes de que los niveles del Boost de apaguen. Se miden en grados Celsius.

Cuando la CPU detecta que ninguno de los factores está cerca del límite aumenta automáticamente la velocidad de reloj en tantos núcleos como pueda, donde la cifra de mejora se estila entre 100 y 200 MHz (según ha dicho Robert Hallock en más de una ocasión).

PBO

Esto permite que PBO sea una versión más agresiva de lo visto con Precision Boost 2, donde AMD cifra la mejoría con el primero en hasta un 13% en multihilo, llegando a compararlo con el overclock manual, pero con la ventaja de que solo tendremos que tocar un botón dentro del Ryzen Master.

Robert Hallock confirma que PBO llegará a cualquier placa que soporte los Ryzen 3000

PBO-vs-NO-PBO

La buena noticia es que siempre que nuestra placa base AM4 tenga soporte para los nuevos Ryzen 3000, dicha característica aparecerá y estará disponible para ser utilizada por sus usuarios, ya sea mediante UEFI o Ryzen Master.

Esto significa que cada placa base con soporte cumple las especificaciones mínimas en cuanto a capacidades eléctricas se refiere, incluso las excederá en ciertos modelos por algún margen.

Pero Hallock ha desvelado algo de lo que ya hablamos en más de una ocasión y temíamos: ningún procesador Ryzen podrá utilizar más de 142 vatios o 95 amperios en sus VRM cuando estén limitados térmicamente y siempre de serie o 140 amperios cuando no estén limitados.

PBO-Ryzen-3000

Evidentemente, las cifras en amperios son extremadamente superiores al consumo de cualquier CPU, incluso con full overclock por agua. Pero los 142 vatios de la plataforma indican que, de serie, es muy posible que al menos dos CPUs de la nueva gama Ryzen sufran throttling en su frecuencia, es decir, a mayores características la velocidad de funcionamiento operativa será menor.

Esto implicaría, al menos, al Ryzen 9 3900X y Ryzen 9 3950X, los cuales deben llegar a ese consumo sin muchos problemas, sobre todo a tenor de los 130 vatios de consumo del menor de la gama como es el Ryzen 5 3600.

Por ello, la extensión de PBO es necesaria si, efectivamente, queremos romper ese límite y nuestra placa base y refrigeración lo permiten, algo que AMD lo tenía perfectamente planificado desde su concepción.