Filtrado el rendimiento del Intel Core i7-1065G7 en Passmark: más rápido que el AMD Ryzen 7 3750H

Se han filtrado los primeros datos de rendimiento de uno de los nuevos procesadores Intel Core i7-1065G7 en el programa para benchmarks, Passmark. Este procesador es uno de los primeros modelos de la serie Intel Ice Lake que la empresa presentó hace unas cuantas semanas. Y son de los primeros modelos que emplean el nodo de fabricación de 10 nm de la empresa. Eso sí, este nuevo procesador es un modelo exclusivamente destinado al mercado de ordenadores portátiles, ya que las versiones de escritorio de estos procesadores no llegarán hasta bien entrado el próximo año 2020.

Independientemente de lo que falte para la llegada de los procesadores de escritorio Intel Ice Lake al mercado, el rendimiento de los modelos para ordenadores portátiles nos puede servir para hacernos una idea bastante acertada de cuál será el rendimiento final de los modelos de escritorio.

Desde que se presentaron los procesadores Intel Ice Lake durante el pasado Computex 2019, Intel ha seguido afirmando que sus nuevos procesadores a 10 nm tendrían un notable incremento en su IPC (aunque fuera comparado con el IPC de los antiguos Intel Skylake). Hasta un 18% de incremento del IPC frente a esos antiguos procesadores dice Intel que tendrían sus nuevos procesadores.

Sin embargo, lo que a muchos usuarios nos interesa es, cómo se compararían frente a los procesadores de AMD de la 3ª Generación para portátiles. Sí, ya sabemos que las APU para portátiles de esta generación no dejan de estar formadas por los núcleos Zen+, fabricados en el nodo de 12 nm, junto con las iGPU Radeon Vega.

El Intel Core i7-1065G7 es más rápido que el AMD Ryzen 7 3750H

En los resultados que se han obtenido en el benchmark Passmark, el AMD Ryzen 7 3750H alcanzó una puntuación de 9.112 puntos en la prueba multi hilo, mientras que en la prueba mono hilo alcanzó una puntuación de 1.899 puntos. En cualquiera de los dos tests, el modelo de AMD es netamente inferior al modelo de Intel, cuyos resultados podéis ver en la anterior captura de pantalla. El problema aquí estriba con que el modelo de AMD tiene un TDP de 35 W, mientras que el modelo de Intel tiene un TDP de solo 15 W.

Porque si lo que queremos comparar son modelos con el mismo TDP, deberíamos de bajar al AMD Ryzen 5 3500U. Y las puntuaciones comparadas con este otro modelo, presentan una diferencia todavía mayor en el rendimiento multi núcleo. Por lo que parece ser que, a no ser que AMD comience a sacar lo antes posibles las nuevas APU con arquitectura AMD Zen 2 e iGPU Radeon Navi, los usuarios no van a tener muchos alicientes para comprar portátiles que monten la arquitectura de AMD. A no ser que éstos sean especialmente baratos, está claro.

En cualquier caso, si una cosa queda clara con estos datos es que la arquitectura Intel Ice Lake, al menos en su versión para ordenadores portátiles, es una arquitectura muy potente. Y es de esperar que este rendimiento se acabe trasladando a los procesadores que lleguen para el entorno de escritorio dentro de varios meses.