NVIDIA hará más potentes a los superordenadores tras su nuevo acuerdo con ARM

NVIDIA acaba de anunciar, en el transcurso de una conferencia realizada en el evento ISC (International Supercomputing Conference) que dará soporte a los procesadores fabricados con arquitectura ARM. Este soporte irá orientado a ser empleado en los súper ordenadores del futuro, que tendrían una capacidad de cómputo exaescalar. Es en este tipo de ordenadores donde se suelen emplear con frecuencia las tarjetas aceleradoras del fabricante NVIDIA con cierta frecuencia.

NVIDIA afirma que para el próximo año 2020 habrá contribuido el total del software que ha desarrollado la empresa, destinado al desarrollo de aplicaciones para Inteligencia Artificial y para el entorno de HPC (High Performance Computing). De hecho, es en este último campo donde NVIDIA es la fuerza que se encuentra detrás de cerca de 600 aplicaciones para este segmento, así como todo el contexto de las aplicaciones para machine learning.

Sin embargo, no es esta la primera vez que ambas empresas realizan una aventura de manera conjunta. Por ejemplo, la consola Nintendo Switch emplea un procesador ARM junto con un chip Tegra X1. Aun así, este movimiento por parte de ambas empresas será una revolución dentro del mercado HPC, que hasta ahora ha estado dominado por sistemas que montan procesadores con la arquitectura x86 de Intel. Aunque también en él ha habido algunas excepciones, como el súper ordenador HPE Astra, el cual monta la friolera de 5.184 procesadores ARM en su interior. Y cada uno de estos procesadores posee un total de 24 núcleos internos funcionando a 2 GHz. Esto da un total de 124.416 núcleos funcionando de manera concurrente.

NVIDIA hará accesibles las librerías de CUDA-X, entre otros muchos recursos

CUDA-X es una colección de librerías, herramientas y tecnologías, construidas con la base de la arquitectura CUDA de la compañía. Esta colección se emplea tanto en el segmento para HPC como en el segmento de la AI. Gracias a ella, las tarjetas aceleradoras de la compañía son capaces de incrementar su capacidad de cálculo de manera bastante significativa. Todas las librerías de la arquitectura estarán disponibles para los desarrolladores que deseen implementarlas para ser usadas en la plataforma ARM. De hecho, CUDA-X forma parte de varias de las plataformas de alta computación más potentes del mundo. Entre ellas, dos de los tres súper ordenadores más potente actualmente.

Según Jensen Huang, CEO de NVIDIA, el panorama de la súper computación está cambiando de manera acelerada, dado que la escalabilidad de las máquinas ha cambiado. Los modernos súper ordenadores se encuentran con su capacidad de potencia, restringida. La alianza de ambas compañías puede liberar este aspecto, dado que ARM fabrica los procesadores más eficientes, energéticamente hablando, del mundo. También se alabó el hecho que ARM sea una arquitectura Open Source para supercomputación.

Este movimiento de NVIDIA es el último que ha realizado la compañía con el objetivo de tener un papel más importante dentro de este segmento del mercado. Especialmente tras la compra de la compañía israelí Mellanox, que está especializada en el desarrollo de chips para servidores de tipo HPC. Esto puede tener más sentido si tenemos en cuenta que el valor del mercado HPC se estima que será del orden de los 59.650 millones de dólares para cuando lleguemos al año 2.025.