Los mejores SSD NVMe con más de 3000 MB/s de velocidad

Los mejores SSD NVMe con más de 3000 MB/s de velocidad

Juan Diego de Usera

El paso de los discos duros a los SSD trajo consigo un incremento del rendimiento y la capacidad de respuesta de nuestros ordenadores bastante notable. De la misma manera, el paso de dejar de emplear el limitado bus SATA por el bus PCIe de la placa base, también ha traído otro incremento de rendimiento asociado con los nuevos SSD NVMe. Hoy en día, algunos de este tipo de dispositivos de almacenamiento, pueden superar con cierta holgura los 3.000 MB/s en su tasa de transferencia de archivos. Vamos a ver cuáles son los mejores modelos.

Tener un SSD NVMe en nuestro sistema va a permitirnos acceder a nuestros archivos a una enorme velocidad. Pero, no solo acceder a ellos. También poder instalar y ejecutar programas a una velocidad endiablada.

Programas como los que se suelen emplear para diseño gráfico o edición de vídeo, que suelen ser programas bastante pesados a la hora de ejecutarse por la enorme cantidad de archivos y librerías que han de leerse, cargan rapidísimo. Lo mismo podemos decir de los juegos, cuyos niveles cargan también a gran velocidad.

¿Cuál es la máxima tasa de transferencia de un SSD NVMe?

Como bien sabréis, los SSD NVMe determinan su velocidad de transmisión de datos por el número de vías del bus PCIe de la placa base que utilizan. Así, estos dispositivos de almacenamiento pueden emplear ya sean 2 o 4 vías de este bus.

Para el bus PCIe 3.0, cada vía de datos es capaz de manejar datos a una velocidad de hasta 1 GB/s (aunque, en realidad, luego acaba quedando en 985 MB/s para cada vía por el overhead de la transmisión).

Por tanto, cuando una de estas unidades de almacenamiento usan solo dos vías de datos PCIe 3.0, la máxima velocidad de datos teórica que pueden alcanzar es de 2.000 MB/s. Pero, si emplean 4 vías de datos de este mismo bus, la máxima tasa de transferencia sería de 4.000 MB/s. Y se espera que el nuevo bus PCIe 4.0 que comenzarán a emplear las placas base para los procesadores AMD Ryzen 3000, doble estas tasas de transferencia.

SSD NVMe con tasa de transferencia superior a 3.000 MB/s

Como acabamos de ver, para que un SSD NVMe se capaz de llegar a los 3.000 MB/s de tasa de transferencia, es necesario que pueda emplear las 4 vías de datos de las que dispone el conector M.2 de la placa base. Es por ello que este tipo de unidades de almacenamiento sólido, no son tan comunes. Sin embargo, la bajada en el precio de la memoria NAND Flash ha conseguido que sus precios se abaraten de manera considerable. Lo cual está propiciando que estén llegando al mercado muchos modelos de altas prestaciones a excelentes precios.

Sin embargo, los mejores modelos no son precisamente baratos. Aunque, como de costumbre, la cantidad de almacenamiento interno de la que dispongan va a ser el factor determinante en su precio, como es lógico que sea.

PNY XLR8 CS3030

El primer modelo de nuestra lista es una unidad de almacenamiento de la marca PNY, famosa por dedicarse a fabricar tarjetas gráficas de NVIDIA, especialmente su gama Quadro. Este SSD, que podemos encontrar en tamaños desde los 250 GB hasta 1 TB, tiene una velocidad de lectura de 3.500 MB/s, mientras que su velocidad de escritura queda en los 2.000 MB/s.

Corsair Force MP510

El modelo de Corsair es una unidad con una tasa de transferencia de archivos de 3.480 MB/s en lectura y de 2.700 MB/s en escritura. Este modelo lo podréis encontrar a la venta en tamaños de 480, 960 y 1920 GB.

GIGABYTE AORUS RGB M.2 NVMe SSD

El GIGABYTE AORUS RGB M.2 NVMe SSD presenta la particularidad de, además de ser muy rápido, es de los pocos modelos que llevan un disipador integrado. Algo que es muy necesario en este tipo de dispositivos de almacenamiento, dadas las altas temperaturas que suelen alcanzar cuando están en funcionamiento. Su velocidad de lectura es de 3.480 MB/s, mientras que la de escritura queda en los 2.000 MB/s. Solo se vende en tamaños de 256 y de 512 GB.

XPG GAMMIX S11 Pro

Como el anterior modelos de GIGABYTE, el XPG GAMMIX S11 Pro también se vende con disipador integrado. Es uno de los modelos más rápidos de este artículo, con una velocidad de lectura de 3.500 MB/s, mientras que la de escritura sube hasta los 3.000 MB/s. Estos modelos se pueden encontrar en el mercado en tamaños de 256, 512 GB y 1 TB.

Western Digital SN750

Al igual que los dos modelos anteriores, este SSD NVMe de Western Digital también incluye un disipador de calor, aunque hay una versión más barata que se vende si el disipador. Sus tasas de transferencia llegan hasta los 3.470 MB/s en lectura y los 3.000 MB/s en escritura, dependiendo de la capacidad interna para almacenamiento que tenga el modelo que hayamos elegido. Las capacidades internas van desde los 250 GB hasta los 2 TB, aunque la versión de 250 GB no se vende sin disipador.

Samsung 970 EVO Plus

El famoso modelo de Samsung se ha renovado hace poco con su nueva versión 970 EVO Plus. Esta nueva versión de uno de los SSD NVMe más famosos del mercado mejora todavía más las capacidades de sus hermanos mayores, con una tasa de transferencia de datos en lectura de 3.500 MB/s, mientras que la de escritura alcanza los 3.300 MB/s (en los modelos de mayor capacidad). Las capacidades internas de estos nuevos SSD NVMe van desde  los 250 GB hasta los 2 TB.

Para los modelos que no llevan disipador integrado, os recomendamos que cuando compréis una de estas unidades, compréis a la vez un disipador de calor para ellas, en el caso que vuestra placa base no lleve uno de ellos. El empleo de uno de estos es casi mandatorio. Esto es debido a que este tipo de unidades de almacenamiento se suelen instalar en lugares de la placa donde su refrigeración es complicada de realizar de manera efectiva. Y, dado que estas unidades son propensas a sobrecalentarse y hacer throttling, añadirles un disipador de calor prolongará la vida útil de la unidad y os ahorrará disgustos.