Kingston High Endurance: nuevas tarjetas microSD a prueba de golpes, agua y temperaturas extremas

El fabricante de dispositivos de memoria de estado sólido, Kingston, ha presentado su nueva serie de tarjetas de almacenamiento microSD Kingston High Endurance. Estos nuevos modelos se han diseñado para ser empleados en escenarios donde se van a grabar datos en el interior de la memoria de manera intensiva. También se han diseñado para que puedan soportar temperaturas ambientes extremas, en las que la mayoría de dispositivos de almacenamiento sólido no serían capaces de funcionar con normalidad.

Cierto es que las unidades de almacenamiento sólido tienen un rango de temperaturas de funcionamiento, bastante superior al que solemos encontrar cuando empleamos discos duros. Así, estos últimos suelen poder funcionar sin demasiados problemas entre los 0 y los 60 ºC. Sin embargo, las unidades sólidas pueden trabajar sin problemas entre los 0 y los 75 ºC. Algunos modelos, como los M.2 que emplean el protocolo NVMe, son capaces de llegar hasta los 80 ºC hasta que comiencen a hacer throttling.

Sin embargo, las nuevas tarjetas de memoria microSD Kingston High Endurance lleva más allá estas cifras, dado que están diseñadas para poder operar en un rango de temperaturas que va desde los -25 hasta los 85 ºC. Muy superior al de sus contrapartes normales. Aparte, su diseño permite que sean resistentes a los impactos, a la inmersión en agua (hasta 30 minutos) y a la exposición de rayos X. Por si esto fuera poco, estos modelos pueden llegar a funcionar hasta un máximo de 20.000 horas sin interrupción, grabando todos los datos que necesitemos.

Las tarjetas microSD Kingston High Endurance se podrán comprar en tres capacidades de almacenamiento

Las nuevas tarjetas microSD Kingston High Endurance tienen una velocidad mínima asegurada de grabación de datos de 10 MB/s, aunque su velocidad máxima de grabación de datos de manera secuencial puede llegar hasta los 45 MB/s. Por contra, su velocidad de lectura secuencial es bastante superior, dado que puede llegar hasta los 95 MB/s. En cuanto a las operaciones de lectura y escritura aleatorias, estas tienen un mínimo garantizado de 1.500 IOPS en lo que respecta a la lectura, mientras que el mínimo para las operaciones de escritura es de 500 IOPS.

Estas nuevas tarjetas microSD de Kingston llegarán al mercado en tres capacidades diferentes: 32, 64 y 128 GB. Para las versiones de 32 y 64 GB, la velocidad de escritura secuencial baja hasta los 30 MB/s, desde los 45 MB/s que ostenta el modelo de 128 GB. Quitando este detalle, las tres versiones tienen exactamente las mismas especificaciones que ya hemos descrito anteriormente.

Las Kingston High Endurance emplean una interfaz UHS-I para la conexión con el dispositivo que se va a encargar de grabar los datos. Esto significa que la tarjeta microSD tendría a su disposición un bus de datos de hasta 104 MB/s, aunque está claro, por los datos que os hemos dado, que no hace empleo de ellos por su construcción y características.

Aunque todavía no han llegado al mercado, las nuevas tarjetas microSD de Kingston estarán respaldadas por una garantía de dos años. Y se espera que lleguen al mercado a lo largo del segundo trimestre del año 2019. Por el m momento, el fabricante no ha comunicado el precio que tendrán las tres capacidades cuando hagan su aparición por las tiendas.