HDMI, DisplayPort, mini DP, USB-C, DVI ¿qué conectores son mejores para utilizar en tu monitor?

El monitor, actualmente, suele contar, como norma, con más de un único conector para la entrada de la señal de vídeo y de sonido. De esta manera, el usuario se asegura que puede conectar al monitor varias fuentes de vídeo de manera simultánea, y alternar entre ellas con el simple toque de un botón. Sin embargo, hay conectores que funcionan mejor en determinadas circunstancias que otros. Por ello, en este artículo veremos los diferentes conectores que pueden llevar los monitores y cuáles son los más adecuados para qué cometido.

Desde la llegada de los monitores de tipo TFT, es bastante común que el monitor lleve dos o más conectores para la entrada de señal de vídeo desde la tarjeta gráfica de nuestro ordenador. Este conector tiene limitaciones propias que los hacen más o menos deseables en función del uso que le vayamos a dar al monitor.

Diferentes tipos de conectores de un monitor

  • Conector VGA

Probablemente el conector más antiguo que está en uso en los monitores actuales. Este conector ya se empleaba con los antiguos monitores de tipo CRT. El tipo de señal que recibe desde la tarjeta gráfica es analógica (es el único conector que todavía emplea señal analógica) y debe de ser transformada en digital por el propio monitor. La imagen resultante de esta transformación carece de mucha definición, y debería de ser evitado por los entusiastas a toda costa.

  • Conector DVI

Este conector debiera de haber sustituido, hace ya años, al conector VGA, pero le costó mucho tiempo implantarse. La señal de vídeo que recibe es digital por completo y la máxima resolución que es capaz de representar es de 2560 x 1600 píxeles (si se emplea un cable Single Link) o de 3840 x 2400 píxeles (si se emplea un cable Dual Link). Aun así, es un tipo de conector que sufre bastante con las tasas de refresco vertical, hasta el punto que, para las resoluciones superiores a WQXGA la tasa máxima de refresco vertical es de 60 Hz, mientras que, para la resolución WQUXGA, la tasa máxima es de tan solo 30 Hz.

Una desventaja del conector DVI es que no es capaz de recibir también la señal de sonido en el monitor.

El conector DVI se puede emplear perfectamente en monitores cuya resolución no supere la WQXGA, aunque es más habitual verlo en monitores con resolución Full HD.

  • Conector HDMI

Este tipo de conector se ha convertido en el que suele venir por defecto en la gran mayoría de monitores del mercado (a no ser que se trate de un modelo de una gama excepcionalmente baja, claro). Este tipo de conector ha ido pasando por diferentes versiones que, aunque todas son compatibles entre ellas, han mejorado ciertas funcionalidades de este conector en el monitor. La principal mejora está en la posibilidad de emplear VRR (Variable Refresh Rate) en el monitor, en lugar de tener siempre la misma tasa de refresco vertical fija en nuestra pantalla. Aunque esta funcionalidad no se empezó a aplicar hasta la llegada de la revisión 1.4 de este conector. La versión más moderna es la HDMI 2.0.

Si en un monitor tenemos solamente el conector HDMI, más los otros dos anteriores (ya sea uno de ellos o los dos a la vez), el mejor conector que podéis usar es el HDMI. Que, aparte, tiene la ventaja de poder recibir la señal de audio desde el ordenador.

  • Conector DisplayPort

El conector DisplayPort se suponía que iba a ser el sustituto del conector HDMI para los monitores de los ordenadores, ya fueran de sobremesa o portátiles. Sin embargo, su precio inicial hizo que su aceptación inicial estuviera bastante restringida y, por lo tanto, que su llegada a este mundo esté siendo todavía bastante limitada. Este tipo de conector para el monitor fue el primero que soportó el VRR, así como el HDR10.

Una característica peculiar del estándar DisplayPort es que permite concatenar la conexión de varios monitores, estando solo el primero de ellos conectado a nuestro ordenador. Eso sí, es necesario que el monitor tenga, tanto un conector de entrada para DisplayPort como uno de salida.

En general, si vuestro monitor soporta HDMI y DisplayPort, la mejor opción es que empleéis el conector DisplayPort. Más todavía si se trata de un monitor gaming con altas tasas de refresco vertical de la imagen y compatible con AMD FreeSync o con NVIDIA G-SYNC.

  • Conector mini DisplayPort

Este conector no deja de ser más que una versión reducida en tamaño del conector DisplayPort original. Fue desarrollada de manera inicial por Apple para sus portátiles, aunque actualmente se desarrolla de manera simultánea al conector DisplayPort de tamaño completo.

  • Conector USB C

Este tipo de conector es de llegada bastante reciente al mercado de monitores de ordenador. En prestaciones, es muy similar al conector DisplayPort que hemos visto más arriba. Y también permite la concatenación de monitores que permite el estándar DisplayPort. Pero su ventaja frente al resto de conectores que hemos visto antes es que este tipo de conectores es capaz de alimentar también al monitor. Esto permite que los usuarios tengan menos cables con los que lidiar en su escritorio, en el caso de querer conectar un segundo monitor a su ordenador personal.

Actualmente, no hay demasiados monitores ni tarjetas gráficas que soporten el estándar USB-C en ellos. Y este tipo de conectores solo se suelen ver en monitores de gama bastante alta.

Entonces, ¿cuál es el mejor conector para usar con nuestro monitor?

En general, sí os podemos decir que, tanto el conector VGA como el DVI, son conectores desfasados, así que es mejor que no los empleéis. El HDMI es un buen conector muy todo terreno que os va a servir en casi todas las circunstancias muy bien. El USB-C, por el momento, es un conector bastante nicho, que no sabemos si se va a acabar popularizando mucho. Así que, el mejor conector para usar con vuestro monitor es el DisplayPort, en caso de tenerlo. En el caso de carecer de este, el conector HDMI os servirá perfectamente.