ASUS y Gigabyte han creado dos placas base de más de 1.000 euros: ¿por qué cuestan tanto?

Escrito por Javier (Javisoft) López

Parece que estamos ante un nuevo caso de una subida de precio de ciertos productos elitistas que conviene analizar. Y es que este movimiento ya lo hemos visto en otras ocasiones, donde por ejemplo en tarjetas gráficas lo estamos viviendo con NVIDIA, pero en placas base todo ha ido a un ritmo menor hasta ahora. Asus y Gigabyte han lanzado dos monstruos a un precio por encima de los 1000 euros ¿por qué cuestan tanto dinero?

Gigabyte Z390 AORUS XTREME WATERFORCE y Asus ROG Dominus Extreme

Asus-Dominus-Extreme

Lo cierto es que en el caso de Asus con su Dominus Extreme frente al caso de Gigabyte con su Z390 XTREME está más justificado.

En ambos casos hablamos de las dos placas de gama más alta hasta el momento para cada plataforma disponible, pero la pregunta sigue en el aire ¿por qué valen tanto?

Como veremos ahora, los motivos son bastante diferentes en ambos casos y por ello conviene ser específico.

Asus ROG Dominus Extreme

Asus-Dominus-Extreme-1

En el caso de la Asus ROG Dominus Extreme estamos hablando de la placa base más cara de la historia para HEDT, donde en realidad no entraría a competir en el mercado de consumo como tal, ya que su objetivo es soportar, de momento, un único procesador: el Intel Xeon W-3175X.

Aunque también es cierto que Intel especifica que su segmento vertical es escritorio, este procesador de 28 núcleos y 56 hilos con una frecuencia máxima de 3.8 GHz no debería llegar a dicho segmento por su elevado precio.

De igual forma, si queremos disipar los 255 vatios de TDP a 3.1 GHz y más de 500 vatios bajo estrés, necesitaremos una placa extraordinaria, y es aquí donde encaja la Dominus Extreme.

Hablamos de una placa base con 12 slots de RAM más dos Hyper DIMM, donde podremos instalar memorias hasta 4200 MHz bajo overclock, con cuatro PCIe 3.0 X16, LiveDash OLED y múltiples puertos de E/S.

Pero donde realmente estamos pagando el precio, la característica que justifica lo que cuesta (1550 euros) es en su sistema de fases de alimentación y su capacidad para albergar los conectores necesarios para poder alimentar a una bestia como el W-3175X.

La primera placa base en albergar 32 fases para una sola CPU

Asus-Dominus-Extreme-2

Hablamos de un sistema de 32 fases de alimentación digitales, un hito jamás conseguido para una única CPU. Esto viene respaldado por cuatro conectores EPS de 8 pines y dos de seis añadidos para aportar mayor estabilidad al sistema.

Por si fuera poco, tendremos que añadir dos fuentes de alimentación debido a sus dos conectores de 24 pines si queremos simplemente arrancar esta Asus Dominus Extreme con un W-3175X.

Además, para evitar sus temperaturas infernales en sus VRM, Asus ha dispuesto un sistema de refrigeración activo a través de densos heatpipes donde además el disipador que los alberga será apoyado por cuatro ventiladores de 3 centímetros, que mantendrán a raya el aspecto térmico.

asus-dominus-extreme-4

Nunca se ha diseñado una placa como esta para un solo socket, es algo que, junto con el resto de características, hace que su precio se dispare, pero es que si queremos dominar al Intel Xeon W-3175X tendremos que usar esta Dominus Extreme para sacarle el máximo partido.

Gigabyte Z390 AORUS EXTREME WATERFORCE

Gigabyte-Z390-AORUS-Xtreme-WaterForce-2

El caso de la Gigabyte es más difícil de justificar, bastante más difícil. Y es que, aunque es una placa elitista sus características no son únicas.

Es decir, sus 16 fases de alimentación son igualadas e incluso superadas por sus competidores, tampoco es la primera placa en incluir tarjeta de red 10 GbE y el resto de características son bastante comunes.

Donde sí destaca, y es algo que ya resaltamos en su día cuando fue presentada, es que es la primera placa base que de serie incorpora un bloque de agua completo para su refrigeración.

Gigabyte-Z390-AORUS-XTREME-WATERFORCE-2

Hasta ahora hemos visto sistemas de refrigeración que comprendían CPU y VRM o simplemente VRM, como por ejemplo las Asus Formula o la penúltima Extreme del mismo fabricante, pero nada como este full block de Gigabyte.

Además, se le añade un sistema RGB que queda de maravilla y seguro que deja a los entusiastas de estos sistemas de iluminación encantados,

Pero ¿es justificable los más de 1000 euros de media que cuesta?

Pues a tenor de lo visto, no lo parece. Un bloque de ese calibre puede estar en unidades individuales entorno a los 150 euros, cosa que a Gigabyte debe de costarle bastante menos por simple encargo de un mayor número de unidades y por ser una gran empresa.

Por si fuera poco, y si somos observadores, Gigabyte ha usado el mismo PCB exacto que en su AORUS XTREME normal, la cual se puede encontrar a un precio de unos 580 euros de media.

Gigabyte-Z390-AORUS-XTREME-WATERFORCE-3

Hablamos entonces del doble de precio por un solo bloque full cover con RGB, donde además si finalmente Asus o MSI lanzan una placa equivalente (con bloque full cover) dicho precio debería caer en bastantes euros.

La pregunta final visto lo visto, sería si esto va a afectar al precio del resto de placas base, ya sea a corto o largo plazo, y es que desde siempre hemos visto como la gama alta marca la tendencia de las inferiores, o en cambio ¿son productos elitistas que se quedarán como tal sin afectar al resto?

Continúa leyendo
  • alxSoft

    Serán productos elitistas y aislados que no afectarán al resto, solo por el gusto de cobrar bien, en conjunto a esa CPU.