Intel Itanium: historia, vida y muerte de una serie de procesadores que nunca despegaron

Escrito por Javier (Javisoft) López

Todo lo que tiene un principio tiene un final, los procesadores y sus arquitecturas son buena prueba de ello. La tecnología no para de avanzar y las compañías buscan por encima de todo los beneficios, y es que en estos términos Intel nos dio ayer una triste noticia: descontinuará los procesadores Kittson, el último de la saga Itanium.

Intel Itanium: historia, vida y muerte

Intel-Itanium-LOGO

A modo conmemorativo y aunque como veremos más adelante todavía se seguirán fabricando, hemos querido ofrecer algunos de los datos más representativos de esta serie de procesadores que en su momento apuntaba muy alto.

Los Intel Itanium o también llamados Merced en su inicio, fueron unos microprocesadores bastante especiales, sobre todo por el hecho de que fueron desarrollados desde un principio por Hewlett-Packard para satisfacer sus necesidades empresariales.

KL_Intel_Itanium_Merced

Para retomar posiciones y contexto tenemos que volver al año 2001, más concretamente a junio, donde por primera vez Merced hacía acto de presencia bajo un set de instrucciones IA-64 (Intel Architecture 64), una arquitectura de 64 bits basada en el llamado modelo EPIC (Explicitly Parallel Instruction Computing o procesamiento de instrucciones explícitamente en paralelo).

Su lanzamiento estaba preparado en un primer momento para 1998, pero tuvo que retrasarse hasta dicha fecha por ciertas complicaciones.

La diferencia con X86 / X86-64 y sobre todo con los modelos hasta ahora vistos CISC y RISC, era precisamente en la forma de trabajar de EPIC, donde el término paralelo tomó un nuevo significado por aquel entonces, ya que la arquitectura podía ejecutar hasta seis instrucciones por ciclo de reloj (clock).

Esto permitía un mejor paralelismo del software, pero su ventaja radicaba en que el compilador tomaba decisiones independientes sobre las instrucciones, donde no necesitaba ningún algoritmo de verificación para su comprobación posterior.

En un primer momento esta apuesta de Intel no dio sus frutos, ya que solo pudieron competir en la gama baja de procesadores, amparados por un rendimiento difícil de justificar y a merced (nunca mejor dicho) del IBM Power y el Sun SPARC.

Intel Itanium partía de un proceso litográfico de 180 nm, donde solo se fabricaron dos modelos, disponibles en distintas velocidades: 733 MHz y 900 MHz.

Un año después nació Itanium 2

intel_Itanium2

En julio de 2002, Intel y HP lanzaron conjuntamente y en un esfuerzo de recursos brutal Itanium 2, donde el salto de rendimiento fue increíble, entre otras cosas por un diseño en el manejo de los condicionales y los llamados semáforos, ya que se introdujeron en la L2 y no necesitaban de una ALU para determinar las posiciones de sincronización del kernel.

Esto fue posible por un aumento exponencial del FSB, ya que pasamos de 133 MHz a 533 MHz en el modelo más avanzado, además la frecuencia total pasó de 900 a 1.6 GHz, lo cual añadía un plus de rendimiento extra.

Todo ello sin cambiar el proceso litográfico, ya que se mantenían en los 180 nm. La primera arquitectura que dio vida a Itanium 2 fue McKinley, con la cual Intel consiguió igualar el rendimiento de sus Pentium II y III.

Las siguientes arquitecturas se sucedieron, como vemos hoy en día, entre distintos procesos litográficos.

Intel-Itanium-Madison

Así el 30 de junio de 2003 llegó Madison, con un renovado nodo de 130 nm, aunque eso no afectó al consumo en sí mismo, si introdujo mejoras en el tamaño de la caché L3 y de frecuencia.

Una sucesión de arquitecturas hasta llegar a hoy

Intel Itanium_hondo

Tras Madison llegó Hondo a principios de 2004 con lo que se podría considerar uno de los procesadores pioneros en el dual core, ya que esta arquitectura unificaba dos núcleos Madison con 32 MB de L4.

El ratio de núcleo/L3 se fijó en 4 MB y la frecuencia se redujo hasta los 1.1 Ghz.

Curiosamente, entre 2003 y 2004, para ser concretos en septiembre, Intel lanzó Deerfield, un procesador Itanium 2 de bajo voltaje destinado a servidores más compactos y con menos requerimientos.

Posteriormente y ya en noviembre de ese año 2004, llegó Madison 9M, un sucesor de la arquitectura original solo que a mayor frecuencia.

Ese mismo mes debutó FanWood, un nuevo empuje a la arquitectura que redujo las pretensiones del bus a 200/266 MHz y mantuvo la velocidad final en los 1.6 GHz que Intel había estado consiguiendo.

Su versión de bajo voltaje fue lanzada ya en 2005, donde la velocidad se seteó en 1300 Mhz con 3 MB de caché.

Intel-Itanium-2-Montecito

El 18 de julio de 2006 llegaría Montecito, donde su nuevo proceso litográfico a 90 nanómetros prometía aumentar el rendimiento, y con el llegaron los Itanium 2 serie 9000.

El dual core se estandariza por fin en la gama Itanium

Esta estandarización supuso un nuevo golpe en la mesa de Intel, donde además fue acompañado de soporte para virtualización de hardware, multithreading y por primera vez en la gama 12 MB de L3 por núcleo, todo basado en EPIC.

Intel-Itanium-2-Montvale

Mas tarde fue lanzado Chivano, con una serie de mejoras en consumo, la cual pasó bastante inadvertida en 2006, hasta que el 31 de octubre de 2007 fue sustituida por Montvale, donde Intel volvió a innovar de nuevo.

Montvale contenía a mismos 90 nm siete núcleos: tres dual core y un procesador monolítico, donde las velocidades oscilaban entre 1.42 GHz y 1.66 GHz, marcando de nuevo una página en la historia de los procesadores.

Itanium_9300__Tukwila_

Intel y HP tuvieron que esperar hasta el 8 de febrero de 2010 para poder lanzar Tukwila (cuatro núcleos), lo que equivalía a la serie 9300 de Itanium y tuvieron el honor de ser los primeros procesadores con más de 2 mil millones de transistores, gracias al nuevo proceso litográfico de 65 nm.

Dos años después y con alguna serie por medio como Dimona (45 nm), Intel lanzó el 8 de noviembre de 2012 y en un proceso litográfico de 32 nm su arquitectura Poulson, presentando su nueva serie Itanium 9500.

intel_itanium_tukwila_poulson

Las novedades radicaban en 8 núcleos con mejoras de los subprocesos múltiples y nuevas instrucciones para mejorar EPIC.

Sus velocidades oscilaban entre 1.73 GHz y 2.53 GHz, alternando entre 20 y 32 MB de L3.

HP y Oracle entraron en demandas, con Intel justamente en medio

hp-oracle

La controversia que se levantó ante el hacer de Oracle con HP debido a que los primeros rompieron el acuerdo firmado y se negaron a seguir escribiendo software para y por los Itanium.

Más tarde, se selló con un acuerdo entre esta última (HP) e Intel, donde el gigante azul seguiría fabricando CPUs Itanium por un valor de 250 millones de dólares hasta 2017 y donde tenía que mejorar su arquitectura hasta dicho año.

Por ello, Intel estuvo trabajando durante 5 años para en 2017 lanzar Kittson, el problema fue que durante esos años las plataformas Xeon E7 desplazaron por rendimiento a las basadas en Itanium, por lo que Intel no quería seguir dando prioridad a una plataforma como esta última, ya obsoleta.

Intel-Itanium-2-Kittson

Aun así, Kittson llegó en un proceso litográfico de 22 nm (con algunas muestras a 32 nm) y ya más orientado a satisfacer en exclusiva a HP, sobre todo porque la arquitectura había sido rebasada por mucho por los Xeon actuales.

Debido a esto y al acuerdo cerrado, la muerte de Itanium se acercaba, donde la serie 9500 daría paso poco después a la serie 9700 con arquitectura Kittson + en la que nos encontramos.

Intel cesará los envíos de procesadores Itanium a mediados de 2021

intel_itanium_poulson_1

Lo cierto es que HP se comprometió a ofrecer soporte para sus servidores con Itanium hasta el 31 de diciembre de 2025, por lo que Intel debe satisfacer la demanda hasta pocos años antes, donde el soporte empiece a tornarse sombrío y HP deba elegir por procesadores Xeon o EPYC de AMD.

Y es que actualmente los SuperEdE integrity de HPE son los únicos equipos que ejecutan estos Itanium 9700 bajo un sistema operativo único llamado HP-UX 11i V3, que fue lanzado al mismo tiempo que la serie 9500 y que parece morirá en no muchos años.

Los últimos pedidos, según Intel, deben de hacerse antes del 30 de enero de 2020, los cuales serán enviados antes del 29 de julio de 2021, cerrando para siempre la vida de estos microprocesadores Itanium.

Fuente > Anandtech, Intel

Continúa leyendo
  • Abel S.Monte grande

    No nos olvidemos que en aquellos años cuando se lanzó el Itanium, tenía que competir contra el DEC Alpha también (un verdadero mounstruo para la época)

  • luis del rio sampietro

    Triste final para una arquitectura que pudo serlo todo pero la tremenda complejidad del diseño le llevo a una via muerta que no pudo superarla