Qué debe hacer AMD con su Radeon VII para no cometer los errores de RX Vega

La salida de la Radeon VII al mercado puede «traer cola» como se suele decir. El precedente de su tarjeta gráfica Radeon RX Vega sienta un punto y seguido que los de Lisa Su no deberían volver a encaminar a tenor de los malos resultados que les dio el situarla a la altura de la GTX 1080 en su momento. ¿Debería ser AMD prudente con la Radeon VII?

¿La euforia puede tornarse en decepción?

AMD-Radeon-VII-front-on

La Radeon VII será la primera GPU gaming del mundo en el proceso litográfico de 7 nm, superando por el camino a NVIDIA y por mucho a Intel, sobre todo teniendo en cuenta que AMD partía de los 14 nm previos en su anterior generación.

Lo cierto es que la Radeon VII logra casi un 30% de mejora frente a lo visto en la RX Vega 64, donde además lo consigue con menos shaders, aunque con más bus de memoria, frecuencia y ROPs, todo hay que decirlo.

Si la comparamos con la RTX 2080 la Radeon VII gana punto por punto a esta, incluido en un mayor consumo es cierto, donde encima ofrece el doble de VRAM.

Entonces ¿por qué AMD mostró solo 3 gráficos en su presentación? ¿por qué ser tan comedidos?

Bueno, hemos de decir que los tres gráficos seleccionados favorecen claramente a la arquitectura de los de Lisa Su, algo normal en una presentación donde quieres contentar a los fans y tranquilizar a los inversores.

El problema es que se ha creado una ola de usuarios y casi una tendencia donde parece ser que la Radeon VII puede competir de tú a tú con la RTX 2080, y así plantar cara a NVIDIA en gama alta, por el momento a excepción de la capacidad Ray Tracing.

¿Qué ocurriría si finalmente la Radeon VII no cumple con las expectativas?

amd-radeon-vii-ray-tracing

Bueno, al fin y al cabo, dicha tarjeta se va a tener que enfrentar a las pruebas de cientos de webs y analistas por todo el globo.

Si no cumple con lo que se espera (que es mucho ya que tienen ventaja clara en todos los puntos menos en consumo) AMD caería de nuevo en la tesitura de lo que pudo ser y no fue, dejando la puerta abierta a una mejora de rendimiento futura a base de drivers y títulos más optimizados, como hemos visto con el paso del tiempo y que a día de hoy no se ha producido, por lo menos en su totalidad.

Entonces ¿qué debe hacer AMD con su nueva Radeon VII para no cometer los errores de RX Vega?

En primer lugar, ofrecer más datos comparativos, aunque les beneficie directamente en rendimiento, tal y como ha hecho con la batería de 26 juegos frente a la RX Vega.

Más datos oficiales ayudan a dispersar las dudas sobre su rendimiento y acercan la idea de lo que el usuario puede esperar.

Lo contrario a esto sucedió con la RX Vega 64 y la GTX 1080, donde AMD dijo que estaría a su altura, tal y como ha hecho apenas hace dos semanas Lisa Su con la Radeon VII.

Llegaron los análisis y los datos no fueron los esperados, creando la sensación de pesimismo una vez más entre muchos usuarios.

Existe cierto escepticismo frente al rendimiento, stock y disponibilidad

AMD-Radeon-VII-(1)

Otro punto a tratar es la disponibilidad. AMD salió a «desmentir» en parte los rumores de un stock muy limitado, pero sin llegar a decir nada en claro, entonces ¿sería realmente decepcionante que finalmente no hubiese stock disponible para todo el que quiera comprar su tarjeta?

A NVIDIA esto le trajo críticas por doquier, eso contando con que no se dijo nada sobre posibles problemas de stock, pero lo cierto es que los de Huang no respondieron bien ante la demanda.

El miedo a la falta de stock recorre a los usuarios que tienen su dinero preparado, ya que la escasez trae subidas de precios como vimos en el mismo ejemplo de NVIDIA y más atrás con las propias RX Vega.

Si los problemas existen, AMD no debería cometer el error que cometió con su anterior tarjeta y observar lo vivido por NVIDIA, sería más sencillo decir que el stock será limitado o muy limitado, cubriéndose las espaldas antes posibles críticas (si de verdad tienen problemas de suministro).

Además, algunos analistas sugieren que la tarjeta puede ser un éxito de ventas debido a su precio de 699 dólares, afirmando que los inversores podrían ver ganancias en este movimiento de AMD.

Esto choca contra lo dicho por Huang, tildando a la tarjeta de la competencia como decepcionante y echando más leña al fuego.

La acción de AMD podría contener los golpes si finalmente se producen, pero por alguna razón esto no está ocurriendo, lo cual vuelve a incrementar el hype de los usuarios y el entusiasmo de los inversores.

Los usuarios necesitamos que AMD vuelva a competir en el top de rendimiento y esta Radeon VII parece serlo, solo queda la duda de si realmente lo conseguirá.