Hardware de segunda mano: qué componentes merece la pena comprar y cuáles no

Escrito por Juan Diego de Usera

A la hora de renovar o arreglar nuestro ordenador, podríamos ahorrarnos un buen dinero si, en lugar de comprar componentes nuevos, compramos hardware de segunda mano. Pero no todo el hardware que podemos montar en un sistema es conveniente comprarlo de segunda mano. Esto lo decimos porque hay componentes que se desgastan más con su uso que otros, cuyo desgaste es prácticamente mínimo con un uso normal. Vamos a hacer un listado de componentes que sí merece la pena comprar de segunda mano, y de aquellos que no merece la pena.

Aunque a todos nos guste el poder desempaquetar y sacar los nuevos componentes de sus correspondientes cajas, la realidad es que muchas veces puede ocurrir que tengamos un imprevisto que nos obligue a sustituir un componente de hardware que se muera antes de lo que estaba previsto. Si a eso se le une que no tenemos por qué tener dinero disponible en ese momento del mes, comprar un componente de hardware de segunda mano, nos puede salvar de muchos apuros.

Hardware de segunda mano que sí podéis comprar

Procesador

A pesa que el procesador puede haber sido sometido a overclock (dependiendo del modelo y del fabricante, obviamente), la mayoría de procesadores se han desarrollado para tener una vida operativa larguísima. Precisamente por esto, este componente es una buena opción para su compra de segunda mano.

RAM

Al igual que el procesador, la RAM puede ser overclockeada. Pero esta actividad no está ya tan extendida como hace varios años atrás, así que comprar RAM de segunda mano es una apuesta bastante segura.

Placa base

Al igual que los procesadores, las placas base también pueden haberse dedicado al overclock, lo que puede haber hecho que sus componentes se degraden antes de tiempo. Sin embargo, el overclock no es una actividad que esté especialmente extendida entre los usuarios, así que en la mayoría de ocasiones no debiera de haber grandes problemas. Y, en caso que tengáis dudas, no compréis placas base que están diseñadas para hacer overclock con ellas.

Tarjeta gráfica

Con la crisis de la minería de criptomonedas, se vendieron varios millones de tarjetas gráficas a los mineros. Pero, una vez que la burbuja de la minería se acabó pinchando, y los mineros de criptomonedas decidieron pasarse al uso de las ASIC, todas las gráficas que se vendieron, han vuelto a aflorar al mercado de segunda mano. Si las encontráis a buen precio, puede ser una opción más que recomendable para vosotros. Siempre y cuando tengáis en cuenta que, una gráfica que se ha dedicado a minería de criptomonedas, seguramente falle antes que otra que no ha sido dedicada a esta actividad. Esto es así porque estas gráficas han estado muchas horas (y días) funcionando casi al 100% de su capacidad total, lo cual las habrá desgastado bastante más.

Fuentes de alimentación

Una buena fuente de alimentación puede tener una duración de 10 años, fácilmente. Como norma, comprar una fuente de alimentación de segunda mano suele ser algo no en exceso peligroso (siempre habrá por ahí el avispado que nos la quiera colar). Eso sí, las fuentes de alimentación de gama baja no os aconsejamos que las compréis, ni de primera, ni de segunda mano.

Hardware de segunda mano que no debéis comprar

Unidades de almacenamiento

Ya sean unidades sólidas o mecánicas, no os recomendamos comprar este tipo de unidades. Esto lo comentamos porque son unidades cuyo desgaste interno es bastante importante, tanto para las unidades mecánicas como para las sólidas. Basta que compréis una unidad de estas para que, al recibirla, os encontréis con que su SMART ya está avisando que la unidad no está en buenas condiciones.

Ventiladores

El problema a la hora de comprar un ventilador de segunda mano es el estado de los cojinetes, que no suele ser especialmente bueno, dado el uso continuado que se le habrá estado dando. Que, por otro lado, un disipador normalito de 120 mm no suele tener un precio especialmente alto, así que os recomendamos comprar uno nuevo.

Refrigeraciones líquidas AIO

Aparte del problema que ya hemos mencionado con los ventiladores, en las refrigeraciones líquidas AIO está también el problema del desgaste de la bomba de agua, que no suele ser poco. De hecho, las bombas de las refrigeraciones líquidas AIO suelen ser uno de los componentes que más desgaste sufren de esos circuitos. Y, cuando se estropean, no suelen avisar de ninguna manera. Simplemente dejan de funcionar. Así que mejor mantenerse bien alejados de los AIO de segunda mano.

Continúa leyendo