Cómo comprobar si Windows se ha instalado en una BIOS UEFI o tradicional

Escrito por Juan Diego de Usera

La llegada de las BIOS UEFI frente a las tradicionales, ha cambiado mucho las funcionalidades de este firmware, tanto a nivel pre-sistema operativo, como a nivel del sistema operativo. Sin embargo, hay algunos usuarios que no saben si la placa base que emplean en su equipo emplea una de las nuevas BIOS o siguen empleando una BIOS tradicional. En este tutorial os enseñaremos cómo averiguar este aspecto, sin necesidad de entrar dentro de la propia BIOS, directamente desde Windows.

El cambio de la BIOS tradicional a las nuevas BIOS UEFI, supuso un periodo de adaptación para todos los usuarios que estábamos acostumbrados a trastear con los parámetros de las antiguas BIOS. Al fin y al cabo, muchos conceptos asociados a estas BIOS acabaron desapareciendo, para dar paso a otros muchos nuevos conceptos. Sin embargo, el cambios ha sido, definitivamente a mejor.

Hay que tener en cuenta que las BIOS tradicionales eran herederas directas de la BIOS con la que se fabricaban los antiguos IBM 5150, que montaron el procesador Intel 8088, que data del año 1979. Por tanto, estos modelos de BIOS estaban sujetos a una limitación de 16 bits y 1 MB de memoria. Con el tiempo, es obvio que las capacidades de las BIOS se fueron ampliando para soportar nuevas tecnologías, como los procesadores de 32 y 64 bits. Aunque nunca pudieron soportar discos duros con una capacidad de almacenamiento superior a los 2 TB. Y este aspecto es, precisamente, uno de los que se han encargado las nuevas BIOS UEFI de solventar.

Las BIOS UEFI admiten una mayor variedad de procesadores

UEFI (Unified Extensible Firmware Interface) se ha diseñado para soportar un gran número de procesadores de muy diferentes arquitecturas. No solo la x86-32, sino la x86-64, ARM (AArch32) y ARM64 (AArch64). También implementa el soporte para discos duros con un tamaño superior a 2 TB que empleen GPT como tabla de partición.

También el apartado gráfico de la BIOS tradicional se ha modificado de manera extensiva con las nuevas BIOS UEFI, permitiendo el uso del ratón en los menús, frente a las antiguas BIOS que solo permitían el empleo del teclado para modificar los parámetros internos de esta. También permiten el empleo de tarjetas de red directamente sin llegar al sistema operativo, de manera que podamos actualizar la BIOS directamente, sin necesidad del empleo de unidades USB (o disquetes, como hacíamos originalmente).

Para comprobar si nuestro sistema operativo está instalado sobre una BIOS UEFI o sobre una tradicional, la manera más rápida es ir a Información de Sistema (podéis hacerlo tecleando “msinfo32.exe“) y buscar el apartado “BIOS Mode“. Ahí os dirá el tipo de BIOS sobre el que está instalado Windows.

Generalmente, si vuestro procesador es de la época de los Intel Core con núcleo Sandy Bridge o posterior, lo más probable es que la BIOS de la placa base donde esté montado, sea una BIOS UEFI moderna. Sin embargo, si se trata de modelos de procesadores anteriores, con toda probabilidad se va a tratar de BIOS tradicionales, con las limitaciones inherentes que esto representa para estos modelos de BIOS, y para la instalación de modernos sistemas operativos como Windows 10.

Continúa leyendo
  • III-Ari-III

    Windows 10 no tiene problemas en ser instalado en mothers que no tengan uefi, en todo caso el problema puede venir en drivers de audio o video inexistentes según el modelo y marca del chip.