Los primeros benchmark del Intel Core i9 9900K demuestran que es un 25% más rápido que el i7 8700K

Se han filtrado los primeros benchmark de lo que parece ser una muestra de ingeniería del próximo procesador estrella de Intel: el Intel Core i9-990K. Este procesador será el primer procesador de ocho núcleos y 16 hilos que formará parte de la gama media de este fabricante, entrando en competición directa con la gama de procesadores Ryzen 7 de AMD.

Como es habitual, a medida que nos acercamos al lanzamiento de un producto, se van sucediendo las filtraciones relativas a este. Más, en el caso de ser un producto que es muy esperado por una parte de los usuarios, como es el caso del procesador Intel Core i9-9900K. Este nuevo procesador, todavía estará fabricado en el nodo de 14 nm que lleva empleando Intel desde los tiempos de sus procesadores Broadwell, que será ahora llevado al máximo a la hora de incluir dos nuevos núcleos en su die.

El procesador al que se le ha hecho el benchmark ahora filtrado aparece con unas frecuencias de reloj que no se corresponden mucho a las frecuencias que, hasta el momento, tendrían estos procesadores, especialmente en cuanto a su frecuencia base, que aparece reflejada como de solo 3,1 GHz. Las últimas informaciones cifraban la frecuencia base del Intel Core i9-9900K en 3,6 GHz, con lo que este benchmark filtrado, con toda probabilidad, pertenece a una muestra de ingeniería. Eso sí, frecuencia turbo sube a hasta unos nada desdeñables 5 GHz.

El benchmark demuestra que el Intel Core i9-9900K será solo un 25% más potente que el Core i7-8700K

Lo que también deja, muy a las claras, este benchmark, es que el nuevo procesador se podrá instalar en las actuales placas base con el chipset Intel Z370, dado que el benchmark se ha realizado en una de estas. Hace poco ya comentamos que ASRock estaba sacando BIOS nuevas para sus placas base de la gama de entrada, que les permitieran soportar la instalación de uno de estos nuevos procesadores de 8 núcleos y 16 hilos.

En cuanto a los resultados obtenidos en el benchmark, creo que las imágenes lo dicen todo: su rendimiento está muy a la par con la gama de procesadores HEDT, tanto de Intel como de AMD. Sin embargo, estos resultados tienen truco, dado que el 3DMark es un programa que no escala bien por encima de los 10 hilos de proceso, que es el motivo por el que los procesadores de esta categoría están tan juntos en la parte superior de la tabla. Aun así, queda bien a las claras que este nuevo procesador, a pesar de ser una muestra de ingeniería, es superior a los actuales Intel Core i7-8700K y al AMD Ryzen 7 2700X, topes de gama de ambas compañías.

Ahora, la cuestión que deja este benchmark sobre la mesa es, ¿cómo se comparará el próximo Intel Core i7-9700K, ahora que sabemos que montará un procesador de 8 núcleos, pero sin Hyper-threading?