Los fabricantes chinos de RAM estarían robando diseños de Samsung, SK Hynix y Micron

Los tres principales fabricantes de memoria RAM del mercado, Samsung, SK Hynix y Micron, se están quejando que los fabricantes chinos de RAM les estarían robando el diseño de sus chips de memoria, para después emplearlos ellos en la fabricación de sus propios chips, a un precio sensiblemente inferior. Aunque solo Micron parece que está haciendo algo al respecto.

Aunque no se suelan ver por los mercados de manera habitual, la verdad es que en China cada vez están surgiendo más compañías dedicadas a desarrollar memoria RAM. Tampoco es algo de extrañar, dado que es uno de los países que más la consume. No tanto porque tengan una enorme cantidad de ordenadores personales. No, más bien es porque la gran mayoría de compañías de telefonía móvil fabrican en este país, y el gobierno chino está incentivando bastante la creación de estas empresas, de manera que su industria no dependa tanto de los componentes de compañías extranjeras.

El surgimiento de esta nueva industria en China es bastante reciente. Tan reciente, que no podemos evitar preguntarnos cómo han conseguido desarrollar todo lo que están fabricando en tan poco tiempo. Montar una fábrica de RAM es, relativamente, «sencillo». Lo que ya no es tan sencillo es desarrollar toda la tecnología de lo que se quiere fabricar. Aunque parece ser que los fabricantes chinos de RAM, en lo que realmente estarían invirtiendo sería en espionaje industrial.

Los fabricantes chinos de RAM utilizarían a las fábricas de semi conductores para el espionaje

Actualmente, el único fabricante que realmente está haciendo algo al respecto del supuesto espionaje industrial de los fabricantes chinos de RAM es Micron, quienes han demandado a la empresa Fujian Jin Hua IC por haber empleado a la fábrica de semiconductores UMC para robar los diseños originales de esta empresa. El problema, para Micron, es que en la contra demanda que ha interpuesto el fabricante chino de RAM, acusando a Micron del robo sus diseños, las cortes chinas le han dado la razón a la empresa china (algo que no es de extrañar en ese país) y han dictaminado un veto temporal a las actividades de Micron en ese país. Todo esto en medio de una guerra comercial feroz que ahora mismo están manteniendo China con los USA.

En cualquier caso, es muy posible que las compañías chinas se hayan dado cuenta que desarrollar sus propios módulos de RAM es algo bastante más complicado de lo que pensaron inicialmente, y estén intentando tomar atajos que les permitan ponerse al mismo nivel que el resto de jugadores. Por otro lado, tienen un mercado doméstico gigantesco, que les permitiría vender sus productos perfectamente, al menos de manera inicial, sin tener que recurrir al mercado internacional.