Procesadores de 32 núcleos: ¿cuándo va a acabar la batalla entre Intel y AMD?

Este año, en Computex 2018, hemos asistido a la presentación de un procesador de 28 núcleos y 56 hilos por parte de Intel, y otro de 32 núcleos y 64 hilos por parte de AMD. Ambos modelos son un ejemplo perfecto de la guerra de núcleos Intel vs AMD que llevan disputando ambas compañías desde hace un año. ¿A quién beneficia esta guerra?

Inicialmente, los procesadores de escritorio tenían un único núcleo. Luego, Intel sacó el primer procesador dual core, el Pentium D, que fue un fracaso absoluto, seguido por el primer procesador que realmente era un dual core: el AMD Athlon 64 X2. De ahí pasaríamos a los Intel Core 2 Duo, Core 2 Quad, Phenom, Phenom II X2, X3, X4, los primeros procesadores Core ix, los Bulldozer… En general, quitando los procesadores AMD Bulldozer, la gran mayoría de procesadores que llegaban al mercado hasta principios del año pasado, eran procesadores con dos o cuatro núcleos internos. Y a todos nos iban bien esas configuraciones. Claro que, cuando decimos «todos» nos estamos refiriendo a los usuarios normales de PC.

Sin embargo, el año pasado lanzó AMD sus nuevos núcleos Ryzen y, de repente, tanto Intel como AMD se metieron de manera inmediata en una guerra por ver qué compañía era capaz de meter mayor número de núcleos de procesado bajo un mismo IHS. Era una reedición de la misma guerra Intel vs AMD que ya habíamos visto hace muchos años, pero ahora no era por los MHz de los núcleos: era por los núcleos. Así, de la noche a la mañana, Intel se sacó de la manta sus procesadores con 6 núcleos (con y sin Hyper Threading) para el mercado de escritorio, mientras que AMD nos daba Ryzen, con sus modelos de 4, 6 y 8 núcleos (con o sin SMT).

La batalla Intel vs AMD no nos beneficia a la mayoría

No seremos nosotros los que no nos quedemos asombrados viendo lo que se está consiguiendo ahora mismo en el departamento de procesadores multi núcleo. Es más, todos estamos emocionados. Pero también tenemos la cabeza muy clara y los pies en la tierra. ¿A quién beneficia la batalla Intel vs AMD en el mercado de escritorio? No es a la gran mayoría de usuarios de ordenadores personales. A aquellos que usamos el ordenador para jugar o hacer trabajos no muy complejos con ellos. Los procesadores con muchos núcleos solo benefician al tipo de usuario que emplea programas con una gran capacidad de paralelización. La mayoría de estos usuarios trabajan con sus ordenadores, ya sea en cálculo matemático, simulación de físicas, diseño gráfico, animación por ordenador

Aquí el problema, al fin y al cabo, es que ni AMD ni Intel se quieren dar cuenta que, sin un gran aumento del IPC de los procesadores, por muchos núcleos que metan en sus procesadores, al usuario básico o medio de PC le va a dar exactamente igual todos los núcleos que tenga a su disposición, dado que los programas que emplea no son capaces de sacarles realmente partido. Por tanto, la guerra acabará cuando ambas empresas se den cuenta que, no es tanto el número de núcleos que tenga el procesador, sino el uso que se pueda sacar de ellos. Sin un IPC adecuado, ya puede el procesador funcionar a los MHz que quiera, que no va a rendir nada (los Bulldozer son un claro ejemplo de esto último).