Binning en componentes: por qué no todos los chips son iguales y tu i3 es un i7 recortado

El binning de los chips es una técnica de clasificación de estos en función de su rendimiento, una vez han sido fabricados. Esta técnica la emplean todos los fabricantes de componentes electrónicos para clasificarlos y ordenarlos en diferentes categorías. En este tutorial os explicaremos cómo se realiza este proceso y cuál es su resultado final para los usuarios.

La técnica del binning es una que se lleva empleando desde que existe la producción en cadena, pero ha alcanzado su cenit con la introducción de los primero componentes electrónicos. Esto es así porque, por mucho esmero que se ponga a la hora de fabricar uno de estos componentes, siempre se producen pequeños defectos, que hacen que el componente fabricado no alcance las especificaciones finales para las que se ha diseñado. Pero ello no significa que el componente se deba de tirar a la basura.

En su lugar, los fabricantes lo que hacen es crear una especificación máxima (la tope de gama) y, aquellos chips que no llegan a dicha especificación con las características que se desea, se van bajando de categoría hasta que llegan a una donde el chip puede funcionar sin tener que forzarlo.

Por ejemplo: todos los procesadores Intel de la serie Core empiezan su vida en la oblea como un Core i7 de 6 núcleos con Hyper Threading. Si no funcionan correctamente así, se les desactiva el Hyper Threading, convirtiéndose en un Core i5. Si, aun así, siguen sin funcionar correctamente, se les desactivarían un par de núcleos, pasando a estar en la categoría Core i3, y así sucesivamente.

El binning se hace con todos los componentes de hardware

El ejemplo que acabamos de poner para los procesadores es similar a lo que se hace con todos los chips que montan todos los componentes de nuestro ordenador. Algo que, si se piensa un poco, es lógico para cualquier empresa, dado que no se va a estar tirando todo un componente a la basura, porque un pequeño fallo le impida funcionar como originalmente se ha diseñado. Y esto se hace tanto en procesadores como en núcleos de tarjetas gráficas como en chips de memoria RAM y NAND. Todos se fabrican de manera que cumplan las especificaciones más altas, y luego se clasifican en función de lo que realmente son capaces de conseguir.

Un aspecto curioso del binnng es el que se hace a la inversa. Nos explicamos: Puede suceder que una empresa no tenga mucha demanda de sus chips tope de gama, pero sí la tenga de los chips de gama media. En este caso, no es raro ver que la empresa en cuestión coge los chips de la gama alta que no vende y los clasifica como chips de gamas inferiores, muchas veces solo modificando el microcódigo interno del chip o la BIOS de la tarjeta gráfica. A este respecto, AMD es famosa por haber sacado muchas tarjetas gráficas que eran en realidad el modelo superior, pero con características desactivadas solo por la BIOS de la tarjeta y que se podían volver a activar si se flasheaba una nueva BIOS a la tarjeta gráfica. Esto es algo que sucedió al principio de lanzarse las Radeon HD 7950 y HD 7970. O incluso con las muy antiguas ATI Radeon 9500 Pro y 9700 Pro.