Qué son los procesadores ARM y en qué se diferencian de los x86-64

Escrito por Manuel Santos

Los procesadores ARM se encuentran todo tipo de dispositivos tecnológicos, nuestros smartphones, tablets, Smart TVs… este tipo de procesadores tienen unas características que los convierten en las CPU ideales para nuestros dispositivos.

¿Qué es un procesador ARM?

Un procesador ARM es un procesador que está basado en la arquitectura RISC (Reduced Instruction Set Computer). Esta arquitectura ha sido desarrollada por la empresa ARM, toda empresa que quiera producir un procesador con su diseño deberá pagar los derechos de autor a ARM. De hecho, ARM no produce sus propios chips, se dedica a vender diseños a empresas como Qualcomm, Apple o Samsung.

Este tipo de procesadores no se encuentran en nuestros ordenadores, las CPU de Intel y AMD utilizan el juego de instrucciones x86-64 o amd64, una evolución del juego de instrucciones de 32 bits que inventó Intel. Este juego de instrucciones es muy potente y nos permite ejecutar instrucciones muy complejas en nuestros ordenadores.

 

Por qué no se usan procesadores ARM en nuestros ordenadores

Los procesadores ARM están optimizados para realizar instrucciones mucho más sencillas, a muy bajo nivel, el procesador sólo tiene que seguir los pasos para conseguir que el código funcione. Gracias a esto, los procesadores ARM consumen mucho menos energía, lo que los convierte en los componentes idóneos para los SoC que requieren de un menor consumo.

El consumir menos energía implica que emita menos calor, estos procesadores no alcanzan temperaturas tan altas como nuestros procesadores de sobremesa, lo que hace que no sea necesario utilizar refrigeración tan potente en ellos. Es este uno de los motivos que lo convierten en el elemento ideal de nuestros teléfonos móviles o tablets.

Las empresas no tienen que ceñirse al diseño de ARM al crear sus procesadores

Los procesadores pensados por ARM pueden ser modificados por las empresas que compran su diseño. Apple, por ejemplo, rediseñó el procesador para adaptarlo a sus necesidades, consiguiendo un iPhone muy optimizado. Aunque el resto de las compañías lo han modificado en menor medida, todas tienen total libertad a la hora de implementarlo.

Muchas veces las empresas combinan diferentes tipos de núcleos ARM a la hora de crear su procesador, con el fin de dar un mejor rendimiento a los dispositivos. Esta mezcla consigue que el sistema tenga más unidades de procesamiento, sin que estas tengan que operar a la misma frecuencia.

 

Este tipo de arquitectura supone el paso intermedio entre los microcontroladores y las CPU de nuestros ordenadores. Los sistemas ARM son bastante versátiles y podemos encontrarlos en sistemas compactos y poco complejos que requieren un bajo consumo y cierta potencia o en sistemas mucho más complejos que exprimen al máximo sus capacidades.

Continúa leyendo