Kingdom Come: Deliverance, análisis de rendimiento gráfico en PC

Escrito por Rodrigo Alonso

El nuevo Kingdom Come: Deliverance ya ha sido lanzado al mercado y, como de costumbre cada vez que sale un juego importante, procedemos a pasarlo por nuestro banco de pruebas para poder enseñaros, de primera mano, el rendimiento que obtenemos con las diferentes tarjetas gráficas de NVIDIA y AMD de que disponemos en nuestro laboratorio.

Kingdom Come: Deliverance ha sido desarrollado utilizando el conocido motor gráfico CryEngine 3 de Crytek, el mismo utilizado en los famosos Crysis. Es un motor gráfico muy maduro y bastante optimizado a día de hoy, pero nunca ha destacado por necesitar unas características de hardware relajadas, y prueba de ello es que, según la publicación del desarrollador, se necesita como mínimo un Intel Core i5-2500K, 8 GB de RAM y una GeForce GTX 660 para poder jugar, siendo requisitos recomendados el contar con un procesador Intel Core i7-3770, 8 GB de RAM y una GeForce GTX 1060 / Radeon RX 580.

El banco de pruebas para Kingdom Come: Deliverance

Para realizar el análisis de rendimiento gráfico de este nuevo título, hemos utilizado el mismo equipo con el que hemos ido probando los últimos juegos (como Star Wars: Battlefront 2 o Destiny 2), consistente en el siguiente hardware:

Las tarjetas gráficas de AMD y NVIDIA utilizadas

Igual que en anteriores ocasiones, estas son las tarjetas gráficas de AMD y NVIDIA que hemos utilizado para probarlo:

Como siempre, el dato que mostramos es el obtenido utilizando la herramienta de benchmarking de FRAPS, y se muestra la media de FPS que hemos obtenido, siempre con los ajustes gráficos al máximo y en diferentes resoluciones (Full HD, WHD (3440 x 1440) y Ultra HD).

El sistema operativo utilizando ha sido Windows 10 Pro x64 con todas las actualizaciones de seguridad instaladas, y los controladores empleados han sido, como siempre, los últimos disponibles tanto por la parte de NVIDIA (GeForce 390.77 WHQL) como de AMD (Radeon Software Adrenalin Edition 18.2.2).

Kingdom Come: Deliverance: análisis de rendimiento gráfico

Desde luego, el rendimiento que hemos obtenido y que queda representado en la gráfica nos dice muchas cosas. Primero, que las altas resoluciones penalizan más a NVIDIA que a AMD, y se puede ver sin ir más lejos en la enorme caída de FPS que sufre la GTX 1080 Ti al pasar de Full HD a WHD, y ya ni hablemos de resolución Ultra HD en la que ninguna de nuestras gráficas se ha acercado siquiera a los deseables 60 FPS, con solo la 1080 Ti superando los 40 FPS de media.

Por otro lado, también nos deja entrever que Kingdom Come: Deliverance es un juego fatalmente optimizado, por mucho que utilice el motor gráfico Cryengine 3. Ver a una gráfica que hasta hace nada era tope de gama, la GeForce GTX 980 Ti, sacar apenas 40 FPS con el monitor WQHD habitual que utilizamos, me da mucha pena. Y ya si nos vamos a resolución 4K desde luego los resultados son penosos, pues solo la GTX 1080 Ti nos ofrece una experiencia “jugable”, pues ni siquiera la Radeon RX Vega 64 es capaz de llegar a 40 FPS y, para poder jugar medianamente bien, nos tocará ir desactivando o relajando ajustes gráficos.

Continúa leyendo
  • Hachazos

    Pues menuda mierda, con perdón. Te compras una gráfica TOP y en un año ya no te mueve a 60 FPS los últimos juegos. Luego la gente se pregunta por qué AMD y Nvidia sacan gráficas nuevas todos los años aunque sea a base de refritos, menudo negocio tienen ahí.