Cómo actualizar la Bios de tu ordenador sin romper la placa base

Como usuarios de ordenador, probablemente una de las actualizaciones que vais a hacer más delicadas es la de la Bios de la placa base. Sin embargo, actualizar la Bios no tiene  por qué ser un proceso al que se le tenga que tener miedo si se sabe bien lo que se está haciendo. ¿Qué es la Bios de un ordenador? La Bios es un chip físico CMOS que se encuentra sobre la superficie de la placa base, que es donde se almacena la ROM o firmware gracias al cual la placa base es capaz de asignar los parámetros de funcionamiento en el momento del arranque del ordenador. Por extensión, también se le llama BIOS (Basic Input / Output System) al sistema operativo básico que se encuentra dentro del chip. ¿Por qué es delicado actualizar la Bios de la placa base? Como único sistema operativo que tiene la placa base a la hora de arrancar el ordenador, actualizar la Bios de la placa base puede suponer que, en caso de surgir un error, ésta quede inservible y la placa base, para tirar. Bueno, no exactamente para tirar, pero sí para llevar a un técnico que sea capaz de extraer el chip de su base y volver a ponerle el firmware adecuado. Sin embargo, hoy en día la actualización de la Bios ya no suele representar el proceso delicado que era hace algunos años. Alguna placa base he briqueado yo al actualizar su Bios empleando el antediluviano método de la disquetera de 3,5 pulgadas. No, los tiempos han cambiado hace tiempo. Primero se pudo empezar a hacer usando pendrives USB donde se metía el programa para flashear y se hacía todo desde una interfaz DOS. Luego se pudo empezar a hacer eso mismo pero desde dentro de la propia Bios de la laca base, lo que daba un plus de seguridad bastante interesante para los usuarios. Para actualizar la Bios de tu placa base solo necesitas una conexión a Internet En la actualidad, el proceso de actualización de la Bios se ha simplificado tanto que solo vas a necesitar una conexión a Internet para que la placa base se descargue la última Bios desde los servidores del fabricante de la placa base. Y ya se encarga la propia Bios de hacer todo el proceso sin casi participación por nuestra parte. Como norma, no recomiendo el uso de las utilidades para flashear la Bios desde el Sistema Operativo. Ese entorno no es lo suficientemente estable e introduce demasiadas variantes que pueden hacer que el flasheo no se produzca de manera correcta. ¿Y qué pasa si no tengo una conexión a Internet? En este caso, deberás de conseguir la ROM de la placa base de otra forma y grabarla en un pendrive formateado en FAT32. Luego, solo es cuestión de conectar el pendrive a un puerto USB libre que tenga tu ordenador, entrar en la Bios y emplear el programa para flasheo que tienen  todas las placas base hoy en día, diciéndole a éste que mire dentro del pendrive. A partir de  ahí, el resto será coser y cantar. Algo que debéis de tener en cuenta es que al  actualizar la Bios se borrarán todas las configuraciones que hayáis guardado junto a la Bios anterior, incluyendo posibles overclocks. Así que deberéis de reconfigurar la placa base de nuevo desde cero.