Arrestado un antiguo ingeniero de TSMC en China por tráfico de secretos

Escrito por Juan Diego de Usera

El espionaje industrial es una constante en la economía mundial hoy en día, al igual que lo ha sido en el pasado. Este es el caso del que os voy a hablar hoy, donde un antiguo ingeniero que había estado trabajando para la foundry TSMC ha sido detenido en China bajo la acusación de haber robado ciertos secretos industriales de su antiguo trabajo y haberlos empleado en el nuevo que tenía.

No creo que sea necesario hablaros sobre quienes son TSMC y qué papel representan dentro del organigrama de la fabricación de hardware a nivel mundial. La verdad es que, junto con Intel, Samsung y GloFo es de las foundries más importantes por nivel de negocios y por número de patentes que tienen a su disposición. Bueno, más bien a disposición de sus clientes, que son numerosos y bastante importantes. Nvidia, por ejemplo, tiene contratado con ellos la producción de todos los núcleos gráficos de la actual serie Pascal de tarjetas gráficas.

El principal recurso secreto que tiene una foundry (y que, lógicamente, defienden con uñas y dientes) son sus procesos de fabricación, incluso los antiguos. Y es a raíz de ésto de donde surge el problema que nos ocupa.

Un antiguo ingeniero decidió sustraer los datos del proceso de 28 nm

Los fabricantes chinos están buscando entrar en el mercado de computación de alto rendimiento con sus propios productos, diseños y capacidad de fabricación. En este caso, el ex ingeniero de TSMC Hsu está siendo acusado de robar información de propiedad y otros materiales relacionados con la tecnología de proceso de 28 nm de la foundry. El objetivo sería pasarlos a la empresa china Huali Microelectronics (HLMC), con la que aceptó una oferta de trabajo, según la Oficina de Fiscales del Distrito de Hsinchu. Digitimes informa que HLMC había estado recientemente en un modo de cazatalentos bastante agresivo, intentando contratar a ingenieros provenientes de muchas foundries importantes, especialmente las localizadas en la zona de Taiwan. De hecho, recientemente Micron tuvo un sieso similar con uno de sus empleados, al que acusó de robar información de su proceso de fabricación de memoria DRAM, para después venderlo en China.

Y es que China, a pesar de tener gran capacidad de ensamblaje, todavía carece de la capacidad de desarrollar y fabricar componentes de micro electrónica (más lo primero que lo segundo, para ser sincero), pero tampoco creo yo que vaya a faltar mucho para que su economía sea capaz de dar el salto al diseño de éstos.

Continúa leyendo