EVGA nos tienta con una imagen de su nueva GTX 1080 Ti SC2 Hybrid

Escrito por Juan Diego de Usera

EVGA todavía está recuperándose del fiasco que fue el lanzamiento de sus tarjetas gráficas GTX 1070 y 1080 que presentaban problemas de temperatura por un mal diseño del disipador. ¿Y qué mejor manera de recuperarse que diseñando una nueva tarjeta gráfica tope de gama para tus clientes? Ese es el caso de la nueva Geforce GTX 1080 Ti SC2 Hybrid.

Reconozcamos que el palo que se llevó la confianza de los clientes de EVGA con el fiasco de las Geforce GTX de serie 1000 que se sobrecalentaban fue de órdago. Y es que, me tendréis que reconocer, que no es normal que una marca de tan rancio abolengo como es el caso de ésta saque al mercado una serie de tarjetas gráficas sin haberlas testeado previamente bien a fondo. Como era de esperar, la confianza que los consumidores tenían en esta marca (que hasta la fecha había hecho cosas muy interesantes) se desplomó y estoy convencido que las ventas de esta marca se debieron de resentir considerablemente.

Pero como no hay mal que dure de manera eterna, a posteriori de solventar los problemas relativos a las gráficas afectadas, este fabricante ha estado diseñando, de manera paralela, un nuevo modelo  de tarjeta gráfica basada en el último modelo Geforce que ha sacado Nvidia, la Geforce GTX 1080 Ti. Y este nuevo modelo es destacable sobre otros modelos similares de otras marcas porque emplea como disipador un sistema híbrido.

La Geforce GTX 1080 Ti es una buena candidata para este tipo de refrigeraciones

Los sistemas de refrigeración híbridos combinan un bloque de agua con disipadores de aluminio y un ventilador integrados en el cuerpo de la tarjeta gráfica. Así se intenta buscar lo mejor de ambas soluciones de refrigeración pero sin que al cliente le resulte tan oneroso como podría ser una solución únicamente por refrigeración líquida donde se ha de emplear un bloque de agua más complejo (y caro) para refrigerar toda el PCB de la tarjeta.

En el caso que nos ocupa, la tarjeta de EVGA emplea un bloque de agua (que a su vez engloba la bomba) mientras que un conjunto de aletas de refrigeración lo hace sobre una placa de metal que se asienta sobre los VRMs de la tarjeta y sobre los módulos de memoria. De su refrigeración se encarga un ventilador de 90 mm situado en el extremo izquierdo de la tarjeta, que hace circular una corriente de aire sobre las aletas de refrigeración.

La compañía no ha comentado nada sobre la posible fecha de lanzamiento y su precio.

 

Continúa leyendo
  • Andrei Dumitru

    Tiene bastante buena pinta. Por fin EVGA se ha sacado la cabeza del culo.