Por qué deberías comprar un hub USB de calidad y no uno barato

Escrito por Rodrigo Alonso
Discos Duros
1

Hoy en día casi todo aparato tecnológico funciona o tiene relación con las conexiones USB, y cuando hablamos de un ordenador doméstico, seguramente muchos de vosotros hayáis pensado comprar o ya tengáis un hub USB, un elemento que es capaz de expandir en gran medida la conectividad de nuestro equipo, especialmente si tenéis un portátil. En éste artículo queremos hablaros, en términos generales, de qué tipos de hubs USB hay y por qué no deberíais compraros uno de mala calidad.

La cantidad de hubs USB que hay en el mercado es muy elevada, y tenemos modelos desde 4-5 euros hasta 100 euros. Los motivos para ésta diferencia de precio tan grande son muchos: desde la calidad de los materiales hasta la controladora USB que utilizan, pasando por el número de conexiones y si cuentan con tensión adicional, amén de otras características más concretas.

El rendimiento del hub USB

Vamos a dejar de lado características como el número de puertos USB que proporcionan o la calidad de materiales, dos puntos de los que evidentemente dependerá el precio del producto pero que no afectan en lo que queremos hoy explicaros. Vamos a hablar ahora del rendimiento.

Igual que sucede con los SSDs, la controladora instalada en el hub tiene mucho que ver con el rendimiento que el dispositivo proporcione. De la controladora dependerá el que el dispositivo se sature si conectamos varios dispositivos al mismo tiempo a éste, especialmente aquellos que requieran tensión o si son pendrives / discos duros externos que consuman ancho de banda de transferencia. Éste es un punto importante a tener en cuenta dependiendo del uso que le vayamos a dar al dispositivo.

Es cierto, sin embargo, que depende de la tecnología USB que emplee el hub (2.0, 3.0 ó 3.1 actualmente) tendremos un límite de ancho de banda, pero ojo con aquellos hubs que son simplemente multiplicadores de puertos (los más baratos suelen ser así) porque éstos ni si quiera cuentan con controladora USB y encontraremos los primeros problemas desde el momento en el que conectemos más de un solo dispositivo al mismo tiempo.

La tensión adicional

Seguro que tenéis claro que a éste respecto hay dos tipos de hubs USB: aquellos que tienen alimentación externa y los que no. Los que no tienen un conector de alimentación utilizan la tensión que les proporciona el puerto USB al que le conectemos, es decir, 5 voltios, y se verán obligados a distribuir ésta tensión entre todos los dispositivos que conectemos simultáneamente, llegando al punto de que, dependiendo del consumo de éstos, reducirán su rendimiento e incluso podrían dejar de funcionar en muchas ocasiones.

Por éste motivo los hubs USB que cuenten con alimentación externa siempre van a funcionar mejor cuando pretendamos conectar varios dispositivos de manera simultánea, dado que serán capaces de proporcionar esos 5V a cada uno de los dispositivos conectados de manera individual, e incluso más en algunos casos (pues los hay que cuentan con puertos con tensión adicional específico para cargar la batería de móviles y tablets). Además tienen la ventaja de que no necesitaremos que el equipo esté encendido si queremos utilizarlos para éste fin.

La calidad tiene relación directa con la durabilidad

Cuando hablamos de calidad la mayoría de gente piensa que se trata solo de la estética o los materiales empleados en su construcción, pero generalmente esto se extiende también a los componentes internos. Igual que con los componentes de PC, unos componentes internos de mejor calidad tendrán una mayor esperanza de vida, se calentarán menos y funcionarán mejor.

Además tened en cuenta una cosa: un concentrador USB de mala calidad podría llegar incluso a poner en riesgo los componentes que le conectemos. A mi personalmente ya me sucedió que se me estropeó un disco duro externo USB 3.0 de 2,5 pulgadas porque el concentrador le metió una buena sobretensión y no contaba con circuitos de protección.

Funcionalidades adicionales

Para terminar, también tendremos que tener en cuenta para qué vamos a utilizar el dispositivo pues hay muchos que tienen funcionalidades adicionales. Tal y como hemos comentado antes, hay hubs USB que tienen puertos con tensión adicional específicos para cargar más rápidamente la batería de smartphones y tablets, con puertos “smart” capaces de detectar qué hay conectado y actuar en consecuencia, pero igualmente los hay que por ejemplo tienen un display que nos muestra la tensión y la intensidad de la corriente (como por ejemplo el Silverstone EP03 que analizamos hace tiempo).

Dependiendo de nuestras necesidades deberemos escoger uno u otro concentrador USB, pero lo que está claro es que no deberíamos tirar a por los más baratos y deberemos escoger éste componente estudiando sus características, igual que hacemos cuando escogemos, por ejemplo, una placa base o una tarjeta gráfica.

Continúa leyendo
  • Mario85

    Buen articulo, se agradece esta información, comparto que una vez compre un multiplicador de puerto usb (de lo mas barato que hay) y no me sirvió para conectar un teclado y mouse gamers, estos perdían bastante resolución y velocidad de reacción.