Phil Rogers deja AMD por un nuevo trabajo en su gran rival, Nvidia.

Phil Rogers deja AMD por un nuevo trabajo en su gran rival, Nvidia.

Juan Diego de Usera

Phil Rogers, el principal creador de la idea de «Fusión» y principal arquitecto del proyecto de Arquitectura de Sistemas Heterogéneos (HSA) ha abandonado AMD para irse a un nuevo trabajo que le han ofrecido en Nvidia como jefe de arquitectura de software para la división de sevidores de computación. La marcha de alguien tan importante en el desarrollo de una de las grandes innovaciones de AMD va a suponer un fuerte golpe para la compañía roja.

Parece ser que la fuga de cerebros continúa entre las filas de AMD. Hoy nos hemos enterado que Phil Rogers, que había estado 21 años primero en ATi y luego en AMD, ha decidido dejar su actual cargo como Jefe de Tecnología de Arquitectura y Rendimiento (Corporate Fellow) dentro de AMD y pasará a dirigir el desarrollo de arquitecturas de software en la rama de servidores de computación dentro del principal rival de AMD, Nvidia. No se sabe muy bien el motivo que ha precisado este cambio de bando pero supongo, como opinión personal, que probablemente le hayan ofrecido un mayor desafío y un mayor presupuesto dentro del equipo verde.

Phil Rogers fué la pieza clave en el desarrollo del programa «Fusión» de AMD y de las actuales APUs pero, principalmente es notable por el desarrollo de la Arquitectura de Sistemas Heterogéneos que va a ser clave en el desarrollo de juegos empleando DirectX 12, aunque este es tan solo una de las múltiples aplicaciones de este tipo de arquitecturas. Este tipo de arquitectura va a ser el motor de los principales cambios dentro del mundo de la informática en los próximos años, una vez que ya estamos dejando atrás la era de los sistemas multinúcleo y, en este aspecto, el desarrollo de servidores de super computación y del software que los mueva va a ser una pieza básica en el desarrollo de la división de negocios y empresas de Nvidia.

Phil Rogers 01

La verdad es que AMD lleva una temporada que no levanta cabeza. A unos resultados económicos que distan mucho de ser alagüeños, se suma ahora la partida de Phil Rogers a la de Jim Keller hace un par de semanas, ambas salidas presentando una especial gravedad por la fuga de cerebros y conocimentos que se está produciendo dentro de AMD. No quiero llamarlo «debacle», pero las cosas no pintan muy bien últimamente para esta compañía.