Acer se muere: pérdidas millonarias, dimite su CEO y 7% de despidos

Parece que la «crisis» en el mercado de los ordenadores se ha cobrado su primera víctima: Acer, empresa con sede en Taiwán que ocupa el cuarto puesto en cuanto a ventas de PCs a nivel mundial, está tambaleándose en sus cimientos a punto de derrumbarse. Tras declarar unas pérdidas millonarias que han alcanzado los 446 millones de dólares, su CEO, J.T. Wang ha anunciado su dimisión, trayendo como consecuencia el despido de al menos un 7% de su plantilla a nivel mundial.

Aunque cuando Acer hizo públicos sus ingresos éstos alcanzaban los 3.130 millones de dólares (un 3.1% más que el trimestre anterior), esta cifra supuso un 11.8% menos que el mismo trimestre del año pasado. Sus pérdidas netas, por consiguiente, han sumado 446 millones de dólares, lo que ha desatado una serie de cambios en la empresa comenzando por la dimisión de su CEO. J.T. Wang ha declarado lo siguiente: «Con estos resultados financieros tan malos, es el momento de que otro equipo tome el testigo y lidere a la compañía a una nueva era».

Acer logo

Estos malos resultados financieros, sumados a la dimisión de su CEO, han traído consigo una serie de recortes en la compañía que incluyen el despido de al menos un 7% de su plantilla a nivel mundial (aunque no se han dado datos específicos al respecto), además de cancelar varios proyectos en desarrollo. Según la empresa, estas medidas les permitirán ahorrar unos 150 millones de dólares para el siguiente trimestre del año.

Está claro que la disminución de ventas en PCs y portátiles está afectando a los principales fabricantes, y Acer no se ha salvado. Hay que tener en cuenta que grandes fabricantes como Dell, Lenovo y HP han logrado mantener un crecimiento plano (fijaos que estos tres fabricantes están altamente implicados en el sector profesional), mientras que Acer y Asus han caído más de un 30% con respecto a las ventas del año anterior.

Esperamos fervientemente que Acer logre superar este bache y retome su actividad como lo estaba haciendo hasta ahora. Y que no haya más malas noticias de este tipo próximamente.

Fuente: Reuters.