Silverstone Logo color

Sistemas Ibertronica Logo

No nos cansamos de repetir que uno de los componentes más importantes de un ordenador es la fuente de alimentación, ya que ésta es el corazón del mismo y si no es de buena calidad y potencia comprometemos el resto de componentes. Por ello, buscar una fuente de alimentación de calidad, y a ser posible de buena eficiencia, siempre es algo crucial, y si en algo se puede considerar a Silverstone experto es en fuentes de alimentación. En el día de hoy os presentamos el análisis de su fuente de alimentación SFX Series ST30SF, una fuente de alimentación de factor de forma pequeño (SFX) y con certificación 80Plus Bronze que promete satisfacer todas las necesidades de cualquier usuario que necesite una fuente de buena calidad para su HTPC.

Esta Silverstone SFX Series ST30SF cuenta, como ya hemos comentado antes, con certificación 80Plus Bronze, lo que garantiza una eficiencia de como mínimo el 85%, ideal para asegurar un ahorro energético importante para no llevarnos sorpresas a fin de mes con la factura eléctrica. Además, al tener formato SFX, es ideal para HTPCs o simplemente para sistemas con factor de forma pequeño y de bajo consumo. Por si eso fuera poco, aunque no es una fuente modular (eso ya sería tenerlo todo), sí que es semi fanless, lo que quiere decir que el ventilador no se enciende cuando el ordenador está en reposo, por lo que en esta situación la ST30SF de Silverstone es virtualmente inaudible.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Sacadas de la página web de Silverstone.

Specs

Como vemos, aunque se trate de una fuente de alimentación de tan solo 300W, es más que suficiente para dar servicio a procesadores de gama alta con gráfica integrada (o incluso a sistemas con tarjeta gráfica de gama media gracias a que incorpora un conector PCI-Express de 6 pines), gracias a que cuenta con un potente raíl de +12V capaz de suministrar hasta 22A de corriente. Por otro lado, además de su certificación de eficiencia 80Plus Bronze, cuenta con todas las protecciones posibles para mantener a salvo a nuestro sistema.

Según la lista de GPUs soportadas que aporta el fabricante, esta fuente de alimentación debe ser capaz de dar servicio a tarjetas gráficas de la gama de la AMD Radeon HD 7770 por ejemplo.

ANÁLISIS EXTERNO.

La Silverstone ST30SF viene embalada en la típica caja que emplea el fabricante en casi todas sus fuentes de alimentación: cartón duro, color negro, y con infinidad de información por todas las caras del embalaje.

Junto con la fuente de alimentación, Silverstone incluye varios accesorios, entre los que se incluyen una guía de instalación específica de este modelo, así como un panfleto más genérico sobre fuentes de alimentación en general. Aparte de eso, se incluyen tornillos de fijación, bridas, cable de corriente, y lo más interesante, un adaptador para instalar esta fuente de alimentación en cajas de formato ATX (por supuesto con 4 tornillos extras para hacerlo).

Aquí podemos ver por fin la Silverstone ST30SF. Cuenta con un pequeño ventilador de 80mm para refrigerar el interior, aunque hemos de recordar que se trata de una fuente semi fanless, por lo que éste estará apagado cuando no estamos sometiendo a carga a nuestro equipo.

También hemos de recordar que no se trata de una fuente de alimentación modular, por lo que todos los cables salen de la fuente. Cuenta con un cable para el conector ATX de 20+4 pines, otro cable para el EPS de 4+4 pines, un cable más para el conector PCI-Express de 6 pines, otro para los dos conectores MOLEX de 4 pines y el FDD, y por último uno más para los 3 conectores SATA. 5 cables salen de la fuente de alimentación en total.

TESTEO.

Como es habitual, antes de instalar una nueva fuente de alimentación en nuestro sistema, primero lo conectamos a un tester para comprobar que entrega unos voltajes que se encuentren dentro de los valores aceptables, para no poner en peligro a nuestro sistema en el caso de tener la mala suerte de que nos llegue una fuente defectuosa.

Silverstone ST30SF -023

Como veis en la imagen, los valores están dentro de los rangos aceptables, así que procedemos a montar la Silverstone ST30SF en nuestro banco de pruebas consistente en el siguiente hardware:

El consumo máximo teórico de nuestro sistema debería ser de unos 275W aproximadamente, así que en este análisis vamos a someter de verdad a carga a esta fuente de alimentación de Silverstone de 300W. Antes de mostrarnos nuestros test propios, vamos a tomar prestados los datos oficiales de la certificación 80Plus de la fuente para mostraros algunas de sus bondades.

Eficiencia.

A continuación os mostramos la tabla de eficiencia de esta fuente de alimentación (pulsad sobre la imagen para verla en grande).

Eficiencia

Aquí podemos ver la mayor debilidad de esta fuente de alimentación, y es que con tan solo un 10% de carga (30W), la eficiencia es del 78.33%. No obstante, en valores más altos está siempre por encima del 82%, por lo que cumple el estándar 80Plus Bronze. A continuación os mostramos lo mismo a modo de gráfica lineal.

Eficiencia 2

Y en esta otra gráfica, la diferencia entre la potencia que le entra a la fuente y la potencia que suministra al PC, siendo el área roja la potencia que se desperdicia.

Eficiencia 3

Vamos a ver ahora los test propios. Para poner a prueba la fuente de alimentación, utilizamos el test Power Supply de OCCT 4.4.0. Estos han sido los resultados:

+3.3V

2013-11-11-21h02-Voltage-+3.3V

+5V

2013-11-11-21h02-Voltage-+5V

+12V

2013-11-11-21h02-Voltage-+12V

CPU VCore

2013-11-11-21h02-Voltage-CPU VCORE

VIN3 (Memoria RAM)

2013-11-11-21h02-Voltage-VIN3

Como ya os habréis dado cuenta en estas gráficas, en los raíles de +3.3 y +5V esta Silverstone ST30SF entrega una corriente prácticamente perfecta, lineal y sin ruido. No podemos decir lo mismo del raíl de +12V, el cual además de tener un valor un poco bajo (aunque dentro de los límites), ha sufrido muchos altibajos, especialmente cuando llevaba un 75% del test, donde ha variado de manera preocupante. Esto es muy probablemente debido a que hemos sometido a la fuente de alimentación a su máxima carga, posiblemente incluso por encima de los 300W de potencia que es capaz de suministrar. Viendo los demás gráficos, nos atrevemos a decir que si hubiéramos empleado un procesador o una gráfica menos potentes de manera que hubiéramos reducido el consumo, esto no habría ocurrido. No obstante, es un dato a tener en cuenta: siempre hay que ir un poco sobrados en cuanto a la potencia de la fuente de alimentación.

CONCLUSIÓN.

La Silverstone SFX Series ST30SF es una fuente que rebosa calidad por los cuatro costados. Desde su calidad de construcción, su pequeño tamaño, y su buena eficiencia y estabilidad de los canales, es una fuente de alimentación muy recomendable para sistemas de bajo consumo y factor de forma pequeño. Evidentemente es especialmente recomendable para este tipo de sistemas ya que su potencia es bastante baja (solo 300W), aunque hay que tener en cuenta que Silverstone ofrece modelos similares con potencias de 450W (de hecho hay dos modelos de 450W, uno de ellos con certificación 80Plus Gold). Este modelo de 300W tiene un precio en España de unos 50 euros.

PROS:

  • Certificación 80 Plus Bronze.
  • Potencia estable.
  • Factor de forma SFX (a veces difíciles de encontrar en marcas de renombre).
  • Incluye adaptador para cajas ATX.

CONTRAS:

  • Ha flojeado un poco en el raíl de +12V al llevarla al límite de su potencia.
  • No es modular.

Puntuación

 

Por ello, creemos que esta Silverstone SFX Series ST30SF es merecedora de nuestro galardón de oro y nuestra recomendación por su diseño, entendiéndose por ésto que es ideal para sistemas HTPC y de bajo consumo.

HZ_Stamp_Design_Mod1HZ_MedalsCatg_2_Gold

 

Compártelo. ¡Gracias!