intel-logo.jpg

Hace un par de meses os mostramos un anuncio de Intel en el que aseguraban que acababan de lanzar su SSD más potente hasta la fecha, el Intel SSD 730. Su agencia de prensa nos ofreció analizar una pareja de estos SSDs, así que no pudimos resistirnos y en el día de hoy os presentamos el análisis de estos Intel SSD 730, tanto en configuración individual como configurados en RAID0, doblando su ancho de banda.

Este modelo de SSD tiene como particularidad que Intel ha dejado de utilizar la controladora SandForce que hemos visto en otros modelos de la marca para pasar a usar una controladora propietaria. Los chips de memoria MLC están fabricados con un proceso de 20 nanómetros, y su velocidad teórica es de hasta 550 MB/s de lectura y 270 MB/s de lectura para el modelo de 240 GB (el que nos han enviado), y de 550 / 470 MB/s en el modelo de 480 Gb, por lo que está claro que en éste último han empleado otro controlador de memoria distinto.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS.

Intel_SSD_730_Series_specs

Poco que añadir en las características técnicas que no hayamos dicho ya, pero resalta el hecho de que Intel proporciona datos de rendimiento téorico en configuración RAID0 que es precisamente una de las maneras en las que lo vamos a testear en el día de hoy.

ANÁLISIS EXTERNO.

Al igual que con las demás unidades SSD de Intel que hemos analizado en el pasado, estos Intel SSD 730 vienen embalados en una caja de cartón neutro. Esto creemos que es así porque se tratan de muestras para análisis y no de unidades comerciales. En el interior, además de los SSDs, no hay mas que una pegatina en uno de ellos, no hay ni tornillos, razón de más por la que pensamos esto.

Los SSDs en sí también tienen el aspecto externo exactamente igual que el resto de unidades de la marca que han pasado por nuestras manos, con la cubierta plateada de plástico por arriba de aluminio por debajo para mejorar la disipación de calor, aunque ya sabéis que realmente los SSDs apenas se calientan nada.

ANÁLISIS INTERNO.

Abrimos las unidades para ver su interior, y nos encontramos la controladora propietaria de Intel, con el mismo diseño de 8 canales que vimos en el S3700 (el modelo profesional, recordad), pero indagando un poco en los White Papers descubrimos que funciona a 800 Mhz en lugar de a los 600 Mhz del modelo antes citado. Cuenta con ocho chips de 128 Gigsbits cada uno de memoria NAND, lo que explica el bajo rendimiento de escritura de estos SSDs en comparación con la de lectura. También podemos ver dos chips fabricados por Micron Technology, encargados de hacer una redundancia que protege a todo el conjunto contra fallos de bloques.

TESTEO.

Para analizar esta pareja de SSDs 730 de Intel hemos utilizado un procesador AMD FX-8350 a 4,4 Ghz con una placa base Asus M5A99X EVO con la última versión de BIOS instalada. Los SSDs los hemos conectado a los SATA 6 Gbps controlados por la controladora AMD SB950. El sistema operativo empleado ha sido Windows 7 Ultimate x64 SP1 con todas las actualizaciones instaladas. En primer lugar analizamos los resultados obtenidos con un solo SSD, y a continuación conectamos el segundo y los configuramos en RAID0 creando un único volumen.

Raid configurado

CrystalDisk Info

Aida64 Read Test Suite

Aida64

RAID Aida64

De primeras nos encontramos con unas velocidades de lectura limitadas a 500 MB/s en el caso del disco invididual, y de una tasa en torno a los 800 MB/s en el modo RAID0, bastante por debajo de lo que Intel prometía en las especificaciones (550 MB/s y 1020 MB/s respectivamente).

CrystalDisk Mark

CrystalDisk Mark

RAID CrystalDisk Mark

Gráfica CrystalDisk

En CrystalDisk Mark volvemos a encontrar con que el límite de estos SSDs en RAID0 parece establecerse en torno a los 850 MB/s de lectura. No obstante en cuanto a la velocidad de escritura sí que se han cumplido e incluso sobrepasado las expectativas.

AS SSD Benchmark

AS SSD

RAID AS SSD

Gráfica AS SSD

AS SSD File Copy Benchmark

AS Copy

RAID AS Copy

AS SSD Compression Benchmark

AS Compression

RAID AS Compression

ATTO Disk Benchmark

ATTO

RAID ATTO

CONCLUSIÓN.

Intel ha tratado de traer el rendimiento empresarial a los usuarios con estos SSD 730, y los resultados nos han gustado mucho. Tienen un rendimiento decente (si bien es cierto que en cuanto a lectura están por debajo de lo prometido) pero lo mejor de todo es la estabilidad de este rendimiento. Es cierto que pueden no tener el mejor rendimiento “de pico” del mercado, pero sí están por encima de otras marcas en cuanto a consistencia. Es el SSD más potente de la marca de cara al usuario, pero Intel tiene todavía un largo camino que recorrer si quieren hacerse con una porción del mercado en este ámbito. Estos SSDs, por cierto, tienen un precio de 249 dólares (unos 180 euros), todavía muy caros teniendo en cuenta otras opciones de mercado, y eso es algo en lo que Intel debe trabajar también.

Los Intel SSD 730 son una muy buena opción para usuarios que busquen la máxima consistencia del rendimiento del dispositivo sin importar consumo, soporte para cifrado y precio. Se sacrifica algo de rendimiento máximo, pero se gana en otros factores como el tener uno de los SSDs que más longevidad proporcionan del mercado.

PROS:

  • Características profesionales en un SSD de consumo.
  • Rendimiento decente y muy consistente.
  • Gran longevidad de los datos.

CONTRAS:

  • Rendimiento máximo inferior a lo prometido en las especificaciones.
  • Precio.

Puntuación

Por ello, estos Intel SSD 730 se hacen merecedores de nuestro galardón de plata.

HZ_MedalsCatg_3_Silver

Compártelo. ¡Gracias!